dijous, 29 d’agost de 2013

El Amante



Duomo nos deja un regalo en las manos, la obra de Abraham B. Yehoshua, El Amante, publicada por primera vez en 1977 en Tel Aviv y que hoy llega a nosotros con la excelente traducción de Teresa Martínez Sáiz.

Abraham B. Yehoshua es narrador, ensayista y dramaturgo, de familia sefardí establecida en Israel. Licenciado en Literatura Hebrea y Filosofía en la Universidad Hebrea de Jerusalén, ha sido docente de Literatura comparada en la Universidad de Haifa. Autor de una extensa obra, en castellano podemos encontrar algunos títulos como: “Un divorcio tardío”, “La novia liberada”, “Una mujer en Jerusalén” y “El cantar del fuego” (Duomo, 2012).

Activo miembro del movimiento pacifista israelí Paz Ahora, vive en el Carmelo, el monte sobre el que se asienta parte de la ciudad de Haifa y desde la cual se ve el mar. Duomo publicará con gran acierto próximamente “Hesed Sfaradi” y “El señor Mani”, aciertos seguros.

Las novelas de Abraham B. Yehoshua tienen un misticismo, un aura propia que va atrapando las almas de los lectores con intención de redimirlos y mostrarles aspectos de la vida que aunque no sean suyos llagan a sentir muy vivos gracias a la agilidad de su pluma, al detallismo en sus descripciones, a la huella que dejan sus personajes al caminar página a página, a su delicadeza e ironía. Se le podría considerar como uno de los pilares de la literatura hebrea, si se me permite tal licencia. 

Siempre que he podido leer una de sus obras lo hago a sabiendas que mi manera de ver la vida cambiará un poco, es uno de aquellos pocos elegidos que con su prosa consiguen transmitir no solo aquella historia que están explicando donde unos personajes determinados pasan penurias y alegría y donde desde la página uno el destino acabará de manera marcada en la última página, Abraham B. Yehoshua tiene la capacidad de hacer reflexionar al lector sobre aspectos humanos y mundanos que damos por sabidos pero que por desgracia acostumbran a estar un poco abandonados.

En El Amante, el lector se encontrará con una historia de convivencia y sobretodo de reconciliación, una historia donde la búsqueda del amor, su perdida y los conflictos harán tropezar a sus personajes, pero al mismo tiempo les enseñará a levantarse y a continuar su viaje. Una historia que recorre las ramas del árbol genealógico de una familia, donde cada personaje es dueño de su propia voz, de sus propios pensamientos, sueños y deseos.

El lector se sumerge en un período de guerras que queda reflejado en los conflictos internos de sus personajes, sus anhelos e incluso sus monstruos dentro del armario, unos sufren la guerra en la piel y otros en el alma.

Un consejo, no dudéis en usar el glosario que encontrareis al final del libro, es preciso y sus aclaraciones ayudan a no estar perdido con el vocabulario propio del lugar.

Alguna vez os habéis preguntado si realmente conocéis a aquellas personas con las que convivís, seguramente todos contestaríamos que sí, pero también es cierto que nosotros mismos vamos cambiando e incluso a veces nos sorprendemos de nosotros mismos,  ¿entonces cómo podemos asegurar conocer a los demás?

Si os explicará la novela, si os presentará a sus personajes, si os explicará cómo transcurre el tiempo y el espacio entre ellos, no os estaría haciendo ningún favor. El Amante es una obra que hay que descubrir de primera mano, y si no conocéis la obra del autor es una de las que más me han gustado. Una experiencia que todo lector debería experimentar en primera persona.