dilluns, 30 de setembre de 2013

Daisuke

Por Àngela Sánchez Vicente



Daisuke es la segunda parte de la trilogía formada por “Botchan”, “Daisuke” y “Sanshiro”.

En esta historia se nos narra como un joven acomodado, a sus treinta años, se abandona a si mismo argumentando que sus situación social de bienestar y sus estudios no le llenan ni le dan la felicidad.

En este tomo dedicado a su personaje, Daisuke se la tendrá que jugar por amor, la mujer de su mejor amigo despertará en él sentimientos inéditos hasta el momento. 

¿Podrá dejar de lado su actitud rebelde y abandónica? ¿Sera su amor correspondido? ¿Cuál será su decisión? ¿Cuáles serán las consecuencias de ésta?

Parece que al autor le gustaba narrar la vida de los triángulos amorosos así como los sentimientos que esta situación desencadena, la lucha entre los dos titanes, las diferencias de carácter que harán que la joven decida, las dudas de ella y el sentimiento de culpa en todos los casos pues alguien saldrá lastimado.

Natsume Sōseki narra esta historia como si se tratara de un conflicto sentimental que se puede dar en la actualidad y aunque se escribió a principios del siglo pasado no ha perdido ningún toque de frescura y modernidad. Podemos decir que era un visionario en su época.

Satírico y sarcástico, nos muestra cómo se entremezclan los habitantes de Japón con los nuevos habitantes europeos que van llegando a sus tierras. Tradiciones que se acogen, otras que se cuestionan y acaban conformando un tapiz de interculturalidad lleno de riqueza.

Gracias a la traducción de Yoko Ogihara y Fernando Cordobés podemos leer y descubrir esta particular historia de amores y desamores de un autor considerado en Japón un icono de su cultura.

Los eruditos y conocedores de las letras llegan a compararlo con Shakespeare y Cervantes a nivel de influencia e importancia literaria.

Impedimenta nos sorprende nuevamente con esta trilogía que se hace corta, es muy ágil y en algún punto divertida. A la vez que podemos hacernos a la idea de cómo era Japón hace mucho tiempo podemos ver lo intrínseco de las relaciones humanas que bien poco han cambiado.

Además de esta trilogía, en Impedimenta podemos encontrar del mismo autor la obra Soy un gato su primera obra que en un principio se ofreció por fascículos y su éxito de público le saco del anonimato permitiéndole su primera novela, el pistoletazo de salida a una fructífera carrera literaria. 

Todos estos títulos son recomendables a los amantes de la novela japonesa y de su cultura, un retrato social perfecto para ser disfrutado y desgranado lentamente, sin perder detalle. 

En tiempos de crisis ningún remedio es mejor que el sarcasmo, mejor aún si lo receta tan respetable autor.