dilluns, 25 de novembre de 2013

La balada del corazón salvaje



Por Àngela Sánchez Vicente


Si queréis leer una novela sobre una mujer aventurera, con ansias de perseguir su sueño y crear su propia canción, no os podéis perder La balada del corazón salvaje ambientada en la década del 1900.

Una novela que arranca de manera trepidante cuando Shannon, nuestra protagonista vuelve a San Francisco a reencontrarse con los suyos. Su abuela es un personaje muy arisco y desbastado por la pérdida de dos hijos, esto la convierte en una mujer reservada que desde su dolor quiere procurar para sus generaciones futuras un cierto orden que les aporte seguridad en sus vidas. 

Shannon quiere a su abuela pero admite que a la vez que la protege, la asfixia. Ya le tiene un pretendiente elegido, Rob, un hombre formal, sincero, honesto y rico en valores. 

A primer golpe de vista Shannon acepta hasta que su trabajo en el National Geographic la lleva hacia Alaska y hacia los brazos fuertes, seguros, tiernos y protectores de Josh. 

Nuestra amiga verá como su mundo no para de dar giros y se ve envuelta involuntariamente en un triángulo perfecto entre Rob y Josh, dos polos opuestos que la enamoran de diferentes maneras. 

Todo cambiara cuando Shannon quede embarazada de un niño que resultara ser el heredero de su sabiduría y dotado de un gran sentimentalismo empático que le permitirá amar a los dos hombres por sus condiciones, uno por ser su padre (y no os diré cual es) y el otro por la manera que tiene de querer a su madre a pesar de renunciar a su amor aceptando que no es el indicado para procurarle la felicidad completa.
Una novela que destila amor por los cuatro costados y los abundantes fragmentos tiernos, de encuentros y desencuentros, de partidas y llegadas nos muestran como sentimientos como los celos y el dolor por una pérdida amorosa se pueden transformar en confianza y aceptación.

Norah Sanders logra transformarse en el alma de la protagonista pues la una y la otra goza de los viajes, de los entornos y de la descubierta de territorios vírgenes. 

Es una novela rica en descripciones de los territorios por donde pisan y de las tradiciones cotidianas que van encontrándose a su paso.

Ediciones B vuelve a apostar por una novela landscape donde el centro de la trama sucede en un determinado territorio que se despliega de manera tan profunda que se convierte en uno de los elementos más importantes de la narración.

Las novelas landscape creo que son de las más completas que se pueden encontrar a nivel narrativo y fotográfico pues integran el escenario en cada ápice de la trama. En esta editorial también podréis encontrar títulos tan atractivos como: “El amante de la Patagonia” de Isabelle Autissier, “Más allá del Nilo” de Nicole C. Vosseler y “La isla prometida” de Amanda Helsing.

La balada del corazón salvaje dividida en cinco partes: Sensualidad, Nostalgia, Recuerdo, Esperanza y Pena, otro elemento que nos muestra como los sentimientos además de estar impresos en el papel se tatuaran en el alma de los lectores.

Una novela muy recomendable dado que se convierte fragmento a fragmento en la canción que necesitamos, ya suene a amor prohibido, a  desamor, a amor verdadero o a emoción sorpresa que aun han de vivir.

No dudéis y viajad a Alaska de la mano de Shannon, os aseguro que hará que el viaje sea muy relajante y tranquilo a la vez que una plaga de aventuras y obstáculos por vencer.

Esta chica quiere cuando son fuertes y protege cuando son débiles, si habéis leído la novela con esta sentencia lo decimos todo.