dimecres, 4 de desembre de 2013

Valeria al desnudo



Suma de Letras nos ofrece el broche de oro a la saga de Valeria, por fin llegamos de su mano al desenlace que estábamos esperando. Con una portada donde Valeria vuelve con sus medias a rayas, quizás será una pista, quizás será un spoiler. Valeria al desnudo nos acerca al presente y al futuro de Valeria, Lola, Nerea y Carmen.

Conocimos al cuarteto en “En los zapatos de Valeria”, sus aventuras y desventuras en “Valeria en el espejo”, descubrimos un giro argumental que presagiaba un final no tan claro como algunas lectoras queríamos en “Valeria en blanco y negro” y por fin en Valeria al desnudo descubriremos como la vida de todas ellas se asienta. 

Esta última entrega es un canto a la amistad y al amor. Todas ellas han madurado mucho en poco tiempo y no serían quien son si no fuera por el apoyo incondicional de las demás. Ellas son una familia a la cual incorporan personajes que se quedaran como Borja y a lo mejor Víctor, quien sabe. 

Los lazos que las unen son indestructibles, cada una de ellas aporta una chispa de vida y buscan su propio final de cuento. 

¿Habrán elegido bien su camino?, ¿su futuro es como pensaban? Elísabet Benavent nos regala un final con un salto en el tiempo de casi una década donde veremos cómo ha sido la vida de todas ellas y como su amistad se mantiene frente vientos y tempestades.

Habíamos dejado a Valeria en brazos de Bruno y a Víctor en brazos del desconsuelo, en esta entrega Valeria deberá decidir entre sus sentimientos y arriesgarse a tener confianza o quedarse con un cariño estable y tranquilo. 

Víctor se ha dado cuenta definitivamente de que desea estar con Valeria, que aquel sentimiento que intentaba esconder y obviar era amor, puro y sincero amor, ahora le tocará enmendar todos sus errores y reconquistar a Valeria si quiere ser feliz. Por una vez no se trata de ella buscándolo a él y suspirando por lo que pudo ser, será él quien abra su corazón al mundo y derribe sus muros para llegar a ella.

De las cuatro novelas de Valeria, esta última entrega es la más romántica, la más dulce y sensible, sin llegar a ser ñoña. Lola seguirá siendo una loca divertida, pero enamorada, Carmen seguirá siendo fiel a sus principios con Borja y compañía a su lado, Nerea seguirá ruborizándose al hablar de sexo pero encontrará su camino profesionalmente y una libertad de espíritu que no tenía hasta el momento y Valeria por fin descubrirá que aquellos zapatos que una vez se calzó la prepararon para aceptarse tal y como es y admitir quien es el auténtico amor de su vida.

Conoceremos a personajes nuevos que intentaran desequilibrar la paz del grupo, un grupo que años después habrá crecido y nos mostrará aspectos de ellos que no entraban en sus planes ni en los de los lectores. Si pudiera contaros más lo haría, pero sería un spoiler enorme, así que no os queda más remedio que leerla y descubrir paso a paso y con un buen calzado como el paso del tiempo pone a cada uno en su lugar.

Un final de aquellos que hacen suspirar y soñar, una saga que se me ha hecho corta, su dinámica conquista y atrapa, no lo puedes dejar de leer, necesitas saber más, todas las novelas terminan dejando en un punto alto la narrativa, con la tensión justa que nos obliga a preguntarnos porque la autora no nos ha dado unas cuantas páginas más.

Si Valeria nos quisiera continuar contando su vida sería difícil dado el punto donde nos deja la autora, cierra muy bien la historia, pero quizás tomando a la nueva Nerea como protagonista nos podría regalar un poco más de vida.

Solo un par de consejos, primero: no hagáis trampa y os leáis el final de la novela antes de empezarla, lo importante es el camino y de llegar al final ya llegareis, y segundo: recordad que las segundas oportunidades pueden funcionar incluso mejor que las primeras, aunque no siempre funcionan.

Valeria se despide de nosotras con paso firme, con menos tacón y más sandalias, pero siendo fiel a sí misma. Valeria es y siempre seguirá siendo Valeria.