diumenge, 8 de desembre de 2013

Calle Londres



Samantha Young nos dejó con la miel en los labios tras su primera novela para adultos “Calle Dublín”, con ella recibió los aplausos de la crítica y de los lectores. Tras ser Best seller en Gran Bretaña. Alemania y Estados Unidos, regresa a su público con una nueva entrega.

Tras una portada muy sugerente y un título como Calle Londres, podemos retomar parte de la historia que nos enamoró en una calle cercana. Para aquellos que no tuvieron la oportunidad de descubrir Edimburgo con ella, sus calles, sus paisajes, sus olores y su vida, ahora tienen una nueva oportunidad, y no os preocupéis, es cierto que en Calle Londres recuperamos la mayoría de los personajes anteriores, pero la historia se puede leer por sí misma, cierto es que se pierden algunos detalles y matices, pero la autora juega muy bien con las palabras e introduce de nuevo los personajes con breves explicaciones colocándolos de nuevo en situación, aunque cediendo el protagonismo a  personajes nuevos y secundarios.

Nuestros protagonistas son Johanna, Jo, una mujer joven, valiente, decidida, que se deja la piel en todo lo que hace para poder dar una vida digna a su hermano pequeño Cole. Ella cree que no vale nada más que aquello que marcan sus curvas, su melena y sus ojos, ha descubierto que un hombre con buena cartera y un poco de afecto es suficiente para ella, no puede soñar con príncipes azules, ni con el amor, ella ha de encontrar soluciones por Cole.

Pero como acostumbra a suceder en estas historias, aparece un nuevo compañero en el Bar, tatuado, cachas, solo de mirarlo se le pone la piel de gallina, pero Cameron, solo ve en ella lo que ven los demás, una mujer guapa a la caza de una buena cartera. Lo que empieza con un sentimiento de resentimiento, de despreció, cambia radicalmente cuando Cameron se entera de la realidad de Jo, gracias a Joss, nuestra dulce protagonista de Calle Dublín, y defensora acérrima de su amiga.

Johanna, ha tenido una vida muy dura, su ancla es su hermano y su cabezonería en poder hacerlo todo sola, en un renacer de la auténtica Jo, esta descubrirá que vale más de lo que cree, que su hermano la necesita tanto como ella a él, que el amor puede valer más que todo lo que una American Express puede comprar y que los amigos de corazón son la familia que nunca tuvo y siempre deseo.

Una novela capaz de ablandar el corazón más duro, los personajes están construidos con una solidez tal, que el lector acaba sintiéndose con ellos como en casa, protegido por Braden, Adam y Cameron, hermanado con Ellie, Joss y Hannah, y dando la bienvenida a los nuevos personajes.

Con esta segunda novela, Samantha Young va un poco más allá, es capaz de mostrar una vida de sufrimiento, de injusticia, de soledad con una gran carga emocional, un muro que poco a poco se irá desvaneciendo dando lugar a una heroína actual que merece un final feliz.

Ediciones B ha acertado de pleno en la apuesta por la autora y sus novelas, una historia profunda, con personajes atormentados y con valores positivos que podemos encontrar entre aquellos que nos rodean.  

Esperemos que continúe publicando sobre su querida ciudad y nos desvele más detalles de sus personajes, ¿quizás su próxima novela nos lleve a Calle Jamaica?