divendres, 27 de desembre de 2013

En una tierra ocupada



Por Àngela Sánchez Vicente


Acabando ya el año, no podemos dejarnos en el tintero la recomendación de En una tierra ocupada, una novela ambientada en la España de 1808. Una España tomada por las tropas francesas y agitada en todas sus capas sociales.

Nuestra nueva amiga y protagonista, Inés, nos enseña lo que es el odio profundo hacia los gabachos que vienen a tomar lo que no es suyo, una actitud de superioridad ante una tierra que recién despertaba hacia un nuevo horizonte. 

Su destino se encuentra en Vitoria donde sus tíos han alojado a un médico francés llamado Adrien.

Una pequeña similitud de encontronazo al más puro estilo de “Orgullo y prejuicio” de la aclamada Jane Austen desencadenará una evolución espectacular en los corazones de estos dos jóvenes.

Ella es reacia a pensar que él pueda ir en contra de los valores nacionalistas franceses pero en una situación extrema decidirá poner la vida de Inés por encima de todo, en ese momento los dos jóvenes ya han chocado y se dan cuenta de que sus existencias individuales ya no son nada sin el otro al lado.

Aunque les cueste aceptarlo lo que más odian es el amor irrefrenable y apasionado que sienten el uno por el otro.

Dos polos opuestos que despiertan a la vida al mismo tiempo mostrándonos que no hay que tener etiquetadas a las personas pues siempre nos podemos llevar sorpresas gratas como su romance. 

En un marco narrado con sumo detallismo y una veracidad histórica que deja apabullado al lector, esta historia de amor es tan potente que quedara encima de la mesilla de noche durante mucho tiempo.

Ava Campbell nos vuelve a sorprender tras su arrollador éxito con la novela “Quédate en mi vida”. Una autora que se hace amiga del lector y logra trasmitir tanta emotividad que sus letras son caricias al alma y un canto a la superación y a la valentía.

Sus letras negras sobre blanco son el mejor dibujo para los ojos de un lector voraz de novela romántica fundada en sentimientos verdaderos, sentimientos fuertes que pasan por mil estados que nos ayudan a empatizar con los protagonistas y nos hacen cómplices de sus andanzas. 

Vergara nos vuelve a dejar sin aliento con una novela donde los sentimientos afloran página a página y las emociones de los protagonistas se impregnan en nuestra piel. 

Una novela de cabecera, de esas que puedes releer para encontrar nuevos matices, revivir los mejores fragmentos y sentir de nuevo la esencia de la historia que se ha tatuado en nuestras almas.

Con tantos calificativos positivos como podríamos imaginar, esta historia se convierte en una recomendación muy oportuna para todas las mujeres soñadoras, luchadoras, fuertes y decididas como nuestra nueva amiga. 

Un imprescindible de cara al año nuevo que en breve despertara.