dimarts, 31 de desembre de 2013

Cuentos de hadas para aprender a vivir



Siempre que acaba y empieza un año nuevo, aparte de desear que sea bueno y mejor que el anterior, nos vienen a la mente aquellas cosas que debemos cambiar, aquellas pequeñas cosas que están endémicas en nuestra personalidad y manera de vivir. 

Una buena manera de aprender a vivir más conscientes, a amar la vida e intentar ser felices de una buena vez es la lectura de Cuentos de hadas para aprender a vivir.

A través de estos cuentos protagonizados por valores y emociones positivas que todos deberíamos tener, aprendemos a querernos como somos, a tener una dignidad personal, a ser pacientes, perspicaces, compasivos, luchadores incansables y unos comunicadores adecuados para verbalizar nuestro inmenso mundo interior.

Un libro escrito por una mano amiga como la de Rosetta Forner, nos muestra como sus técnicas de coaching y la creación del anticoaching & ánimacoaching nos pueden ayudar a mejorar.

Este libro en si es un manual expuesto de manera atractiva y agilizando su lectura y asimilación asociando las enseñanzas a pequeñas hadas que destellan purpurina por sus hojas. Ella nos da unas herramientas y unas pautas pero el cambio y el esfuerzo lo tenemos que hacer cada uno de nosotros.

RBA acierta nuevamente añadiendo un título más a la Biblioteca Rosetta Forner que ya alberga títulos como “La reina que dio calabazas al caballero de la armadura oxidada”, “La danza de amor de las hadas”, “el secreto está en el genio”, “El último sapo que besé” y “Ponte las alas cuando la vida te dé calabazas”, una mujer que transmite paz desde el momento en que te pones en contacto con sus letras. 

Su prosa calmada y relajada nos da una bofetada de realidad abriéndonos los ojos de lo que hacemos mal y nos es nocivo y lo fácil que podría llegar a ser la sanación si quisiéramos. 

El ser humano es el ser más complejo de la creación pero podemos aprender a ser más simples, a dejarnos fluir más libremente y absorber aquello que nos hace bien y alejarnos de aquello que nos intoxica ya sean personas, costumbres o rutinas que repetimos sin caer en la cuenta.

Este relato me ha hecho crecer y desde mi humilde teclado de ordenador os quiero mandar un mensaje a través de una pequeña enseñanza que llevo dentro, tomadlo como un último consejo a modo de conclusión: Haced que vuestro cuento valga la pena, haced que de vuestros sueños nazca la ilusión. Impedid que vuestro ángel o vuestro niño se vaya o se aleje de vosotros ya que este guardará la fe en vosotros mismos y la esperanza de cambio hacia una vida mejor. 

Que nadie escriba vuestro cuento, aunque el destino o fuerzas mayores os impongan parte del camino, el resto es responsabilidad vuestra, tomad elecciones positivas y tanto vosotros como vuestro entorno se enriquecerá.

Animaros al cambio.