dissabte, 15 de febrer de 2014

Bajo los tilos



Por Àngela Sánchez Vicente


Una de las últimas novelas que me ha traspasado y se ha quedado en mi inconsciente dando vueltas durante varios días ha sido Bajo los tilos, la novela fenómeno de ventas de María José Moreno.

Tras una portada evocadora de paz y tranquilidad en la que un paisaje lleno de árboles anaranjados en un frio otoño que se divisan a través de la ventana, encontramos una historia donde su protagonista ve morir una parte de si tal como hacen los árboles en otoño.

La novela empieza de manera muy rápida cuando María, nuestra nueva amiga, recibe una llamada que le cambiara la vida para siempre. Su madre, Elena que viajaba sin previo aviso de Madrid a Nueva York ha fallecido.

La muchacha tendrá el dolor de la perdida al que se le sumara un gran interrogante sobre la vida de su madre, si ha sido capaz de huir hacia Nueva York y no avisar ¿de que no habrá sido capaz? 

¿Huía realmente Elena? ¿De qué o de quién? ¿Porque? 

María nos mostrara a lo largo del relato una entereza que la conduce a la necesidad imperiosa de buscar respuestas sin cesar. Todas las preguntas giran en torno a la vida de su madre y por contexto a como era su relación con ella. 

¿Quién es Elena? ¿Ha vivido en una mentira? ¿Cuál es el motivo de su muerte?

No os responderé a estas preguntas dado que creo que este libro necesita ser leído para poder desgranar su grandeza. 

La protagonista está dotada de una psique que va desnudando a medida que pasan las páginas y en la que podemos comprender como puede sentir a la vez dolor, odio, miedo, intriga, esperanza…

¿Podrá perdonar a su madre? ¿Hay una razón que va más allá de lo que María sospecha y en algún punto justifica el viaje de su madre?

Solo os adelanto una cosa, no os preocupéis por María, encontrará la manera de florecer de nuevo y de ser fuerte como un tronco a la vez que vivaz como la vegetación que renace al ver los rallos de sol.

Gracias a Vergara podemos hacer un viaje introspectivo sobre los vínculos familiares de las protagonistas y los nuestros propios. Sería muy loco conocer a nuestros padres en su totalidad, todas sus facetas, su juventud, sus amistades, sus crisis, sus temores… ¿Qué sabemos realmente de nuestros progenitores? Lo que ellos nos cuentan y quieren compartir con nosotros. 

No os la dejéis escapar, al acabarla entenderéis porque ha sido tan aclamada por crítica y por el público lector. Es una lectura potente, impactante y que no deja indiferente.

Saboreadla poco a poco y descubriréis un mundo de sentimientos y emociones fascinante.