diumenge, 16 de febrer de 2014

Amor de muchos días



Tras el empacho de romanticismo, corazones por doquier, bombones, flores y tópicos y típicos del día de los enamorados queremos aportaros un libro donde se retrata el amor con el formato literario más romántico pero con un contenido y un vocabulario muy actualizado.

Os hablamos ni más ni menos que de la antología poética Amor de muchos días
 
En este volumen podemos encontrar la evolución de la poesía, las variaciones que ha ido adquiriendo con el paso del tiempo y los matices personales de los VVAA que firman sus poemas.

Al pensar en poemas de amor tenemos la idea preestablecida de pensar en aquellos en que el ser amado era admirado hasta la saciedad o donde cada virtud era realzada hasta la máxima potencia. Son y serán muestras de literatura muy bellas y románticas pero seamos realistas, quien habla o piensa así hoy en día.

En esta antología de poetas del siglo XX, ensalzan la vida cotidiana, la duda sobre la infidelidad, los diferentes tipos de matrimonios o uniones, el choque de dos mundos y una larga lista de temáticas con las que nos es mucho más fácil vernos reflejados o identificar en ellos vivencias propias o de nuestro círculo más cercano.

Una lectura te tiene que despertar la curiosidad, sugerirte que pienses en como vives y darte una bofetada de realidad.

Gracias a Lumen, podemos tener en un solo volumen las mejores producciones reunidas con sumo esmero.

Habrá muchos que preferirán las tradicionales cursiladas amorosas de siglos pasados y muchos otros se decantaran por esta nueva propuesta actual y más acorde con nuestro contexto social. En mi caso, prefiero quedarme con ambos, pues no son excluyentes y cada uno aporta una visión del amor adecuada a su tiempo y espacio.

Si todo cambia, tenemos que ser capaces de reestructurar nuestra mente y apreciar las verdades de Amor de muchos días, quizás un amor más real aunque sea un poco menos idílico.

Os lo recomiendo, sorprenderéis a vuestras parejas con estos fragmentos que evocan un amor actual, vigente, fresco, ágil y dinámico.

Si me permitís, es dejo con mi favorito.

LA COLCHA ESTRELLADA


Un logro difícil para los verdaderos amantes

es yacer mudos, sin abrazarse ni besarse,

sin susurros ni suspiros ahogados

cada uno balanceándose en el esplendor del otro.

No menospreciemos los labios o los brazos

como seguro de constancia,

o el habla como necesaria comunicación

cuando las almas tan dolidas van a tientas por la oscuridad.

Aun así los amantes que han conocido este último refinamiento,

yacer separados, pero dormir y soñar juntos,

quietos bajo la colcha estrellada,

coronan el amor con ramas de mirto.