dimecres, 19 de febrer de 2014

Cómo ligar con un duque



Nos encontramos en las manos con la primera entrega de una trilogía escrita por Megan Mulry, una escritora de novelas románticas contemporáneas, donde las situaciones se centraran en las relaciones entre la nobleza británica y personajes urbanitas americanos, un cóctel explosivo que demostrará que un título no es solo pompa y lujo, detrás de cada uno de ellos hay una persona de carne y hueso.

Cómo ligar con un duque esconde entre sus páginas una historia rocambolesca donde las situaciones caóticas y precipitadas muestran que quizás el destino está escrito en las estrellas y no hay nada mejor que unos buenos amigos para guiar el camino hacia la felicidad.

Max Heyworth está terminando su tesis en Chicago, serio, formal y con un acento británico muy sexy, es un joven que desea ser un joven como cualquier otro, aunque sabe que a largo plazo deberá enfrentarse a su destino, ser el nuevo Duque de Northrop.

Bronte, es una publicista de éxito, acaba de terminar una relación tormentosa y no desea nada serio con un hombre, según sus amigas necesita un hombre de transición, y por lo visto ese hombre la está esperando en una librería de segunda mano.

De una manera muy casual empiezan una relación donde saltan chispas, él lo tiene muy claro, Bron es la mujer de su vida aunque le convencerla de ello, ella sabe que él es el hombre ideal, pero se asusta con facilidad y eso es un problema en cualquier relación.

Malentendidos, miedos, inseguridades, omisiones de la verdad y una futura suegra al estilo Cruella de Ville son solo algunos de los ingredientes que conforman un mundo lleno de sentimientos a flor de piel.

¿Podrá Bron superar su miedo al compromiso? ¿Podrá Max amoldarse al carácter impulsivo de Bron? ¿Será verdad que los polos opuestos se atraen?

Una narrativa ligera, suave como la brisa que levanta suspiros entre sus lectoras, un marco incomparable donde una pareja de jóvenes están dispuestos a afrontar el futuro siempre y cuando sea juntos.

Los personajes secundarios están muy bien estructurados, van cogiendo fuerza a medida que nos adentramos en la novela y podemos empezar a vislumbrar cuales podrán ser los que nos muestren su verdadera cara en la próxima novela.

Sus descripciones de Chicago, Nueva York y Londres nos transportan de las grandes y brillantes ciudades a las callejuelas Londinenses donde la historia fluye por cada adoquín.

Plaza & Janés nos ofrece una trilogía impecable, romántica pero no cursi, sentimental pero no ñoña, con carácter y picardía, una novela de aquellas que invita a soñar. Os aseguro que no podréis esperar para leer “Cómo conquistar a un lord”, una segunda parte donde los personajes crecen dejando paso a nuevos enredos dentro de una familia noble un poco disfuncional.