dimarts, 20 de maig de 2014

Legión y El alma del emperador



Fantascy nos regala en un solo volumen dos historias magnificas, mágica, fantásticas y consistentes. Dos novelas cortas firmadas por Brandon Sanderson  que se crecen ante los ojos del lector, dos historias que se hacen tan cortas que se terminan en un suspiro, pero que dejan su propio sello en cada uno de ellos.

Creo que uno de los artes más difíciles dentro de la literatura es decir mucho, plasmar sentimientos, crear personajes profundos y ambientes sólidos en pocas palabras. Una novela corta es como el botín de un pirata, un solo doblón de oro que puede encandilar a más de uno.

Ciertamente esto y un poco más encontrareis en Legión y El alma del emperador.

Legión se centra en la introspección del alma y del conocimiento de una persona, nuestro protagonista o quizás debería decir protagonistas, es Stephen Leeds, un hombre que convive con personalidades imaginarias, él es uno y a la vez son muchos. Cada personalidad tiene una característica propia, domina un tema en concreto, puede ser lingüista, especialista en fotografía, psicólogo, soldado…

La pregunta que el lector se termina haciendo es si las personalidades surgen del exceso de conocimiento de una mente sobredesarrollada o de la necesidad de compartimentar el conocimiento.

Conoceremos a nuestro protagonista en su búsqueda de un objeto increíble, una cámara fotográfica capaz de fotografiar el pasado y mostrar al mundo aquello que hasta el momento solo era plausible como acto de fe o creencia.

¿El mundo está preparado para saber la realidad de nuestra historia? ¿Podríamos los seres humanos aceptar ciertas verdades? Unas preguntas que harán pensar sobre el pasado y sobre el futuro, y sobre la capacidad intelectual y su posible desarrollo.

El alma del emperador es una novela con reminiscencias asiáticas, un mundo creado por imperios y donde la magia y el arte de la sanación están enfrentados como cultura aunque muchas veces pueden ser complementarias.

Tras un ardid para conquistar una corona y una profunda introspección sobre el alma humana, conoceremos a nuestra protagonista, una joven falsificadora que será obligada a falsificar el alma del emperador, algo nunca hecho y con grandes riesgos.

¿Qué es aquello único en cada persona?, ¿Cómo imitar algo intangible sin un modelo?, ¿Dónde queda la ética?, estas son solo la punta del iceberg que el lector ira fundiendo página tras página hasta descubrir si nuestra protagonista Shai lo conseguirá y lo más importante, si ella sobrevivirá después.

Una historia donde poco a poco, nuestra nueva amiga va desnudando su alma con Gaotona, un juez y erudito con quien descubrirá que la verdad abre más puertas que la mentira.

Aquí he descubierto un autor consagrado, con obras a sus espaldas como “Elantris”, la saga “Nacidos de la bruma” y “La guerra de las tormentas”. No es de extrañar que El alma del emperador ganara el Premio Hugo 2012 a la mejor novela corta y al año siguiente fue finalista del World Fantasy Award.

A partir de hoy se une a su legión de fans uno más.