diumenge, 15 de juny de 2014

No pasa nada. Y si pasa, se le saluda



Por Maria Valle Viña

Carla, habladora compulsiva, exageradamente emocional y expresiva, piensa que lo peor que le ha podido pasar es quedarse sin voz durante seis semanas, justo cuando atraviesa una crisis personal y profesional que ha puesto su vida patas arriba. 

Obligada a estar callada, pero incapaz de quedarse sin decir nada, Carla, tan impulsiva e irónica como siempre (a través del WhatsApp, una pizarra y el e-mail), aprenderá a comunicarse con el mundo como nunca antes lo había hecho y escuchará por fin cosas que jamás había oído por mucho que se las hubieran dicho. 

El título que lleva la novela de Raquel Martos es un lema para Carla, la protagonista de la novela, una mujer muy tremendista, llena de agobios y sufrimientos que le da demasiada importancia a cosas que realmente no las tienen.

Una novela, actual, fresca y entretenida, sencilla, con momentos divertidos y muy cotidianos que nos hacen sentir cercanas a la novela. Ideal para pasar una tarde tranquila de lectura en la terraza de casa o relajada en el sofá. 

La editorial Espasa nos presenta la novela No pasa nada y si pasa, se le saluda, con una edición moderna de tapa blanda y una estructura interior que combina la estructura clásica de las novelas con las conversaciones de WhatsApp, e-mail y de la pizarra.

La autora del libro es Raquel Martos, periodista, guionista y escritora. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos medios. Junto con Laura Llopis, es autora de “La chica que se quería quemar a lo bonzo”. También con la editorial Espasa publicó en 2012 su primera novela “Los besos no se gastan”, que ha sido traducida con gran éxito en Italia. 

Raquel Martos nos demuestra cómo se puede pasar de sufrir a disfrutar, de la resignación a la indignación, del odio al amor y viceversa sin las etapas intermedias.

En la novela No pasa nada y si pasa, se le saluda descubrimos el valor del silencio, de la escucha activa, de las palabras, la amistad y como no, del amor y las relaciones. 

Una novela desenfadada e inteligente, irónica y también tierna y dulce, que nos hace ver la parte positiva de la vida y nos hace comprender que podemos afrontar todo lo que esta nos depare, porque como nos dice el título del libro… no pasa nada y si pasa, se le saluda