diumenge, 31 d’agost de 2014

Entrevista Lur Sotuela



Una vez más llama a nuestras puertas un gran amigo, Lur Sotuela que ya nos enamoró con “Alucinario” y “Crónicas de loimposible” vuelve con una nueva obra altamente reflexiva, introspectiva y con un gran dibujo de las características humanas que nos hacen ser estos seres tan complejos e incomprensibles.


El descubrimiento de la soledad nos acariciará el alma hasta instalarse en nuestro interior y como una hormiguita laboriosa no dejará que sus palabras caigan en el olvido.

Estar solo sin nadie en el mundo, nadie que te espere, nadie que te anhele, nadie que te llore es como estar muerto en vida. ¿Podemos decir que la soledad es la amiga amante de la muerte? 

Si nos zambullimos en la lectura de este autor veremos como la soledad es como todo, tiene dos caras y un equilibrio difícil de encontrar. 

Decidle a vuestro yo lector que no se asuste ante esta gran obra que nos ofrece Barataria pues es un encuentro con Cross, con Sotuela y con nuestra propia experiencia vital.

Es momento de darle el turno de palabra al autor

¿Cómo era el pequeño Lur Sotuela, eras un niño de coches y travesuras o un pequeño enamorado de los cuentos y las historias maravillosas? Me sumerjo en mis recuerdos, pero me agarro a la cita de uno de mis personajes de la novela de la que hablamos, la memoria es la más grande de las mentiras. (Risas) Creo recordar, que un poco de los dos. Creo que fui un niño vital y aventurero, al que fascinaban, al que le hacían soñar, las historias y los cuentos que leía

¿Cuándo te diste cuenta que el mundo de las letras te estaba esperando? Las letras, las palabras, siempre estuvieron por casa, siempre formaron parte de mi infancia, de mi crecimiento. Mis padres, han estado y están vinculados al mundo de la literatura. Supongo, que la lectura fue lo primero, y creo que en algún momento perdido en el tiempo, como todos, supe que la literatura me esperaba. Yo comencé escribiendo poesía casi como una necesidad expresiva, para continuar explorando posteriormente otros géneros, que han resultado más alentadores, ya que soy mucho más reconocido por mis apuestas narrativas que por mi lirica.

¿Si tuvieras la oportunidad de compartir mesa y mantel con algún escritor (vivo o muerto) cual sería? ¿Por qué? Mejor sería una gran cena. Cervantes, Borges, Robert Louis Stevenson,  Flaubert, Poe, Lovecraft, Melville, Galdos, y un larguísimo etc

¿Crees que la historia que cada persona deja al morir es pasado que se quiere hacer presente? Es una pregunta curiosa. Creo que los hombres somos como las nubes, sucedemos difusos arrastrados por una corriente invisible e imposible de atrapar. Dibujamos la forma que tenemos, soñamos elegir un destino, manejar el rumbo, pero cuando al fin llega ese momento en el que el deslizar acaba nos difuminamos, nos extinguimos dejando en el espacio en el que estábamos un vacío perfecto. Creo que la memoria de ese suceder es volátil y es difícil dar testimonio, después de la desaparición de una persona, de quien era realmente. En el descubrimiento de la soledad, indago en este tema. En quienes somos, en quienes seremos, en que somos cuando todo desaparece. 

En la vida de Martin Cross encontramos muchas vivencias. El proceso de documentación ha sido muy exhaustivo. ¿Qué te ha sorprendido más? Es totalmente inventado. Pensé en hacer un Mockcumentary (documental de ficción) sobre la figura de Cross, presentándola a través de amigos y demás. Un pequeño cortometraje con el aire de la novela. Todavía estoy a tiempo. Comenzamos con editorial Barataria, la promoción de EL DESCUBIRMIENTO DE LA SOLEDAD, a comienzos de septiembre.  Ya te iré contando. 

¿Ha sido un proceso natural el entremezclar sus experiencias con tu propia vida? Inevitablemente en toda ficción se cuelan inquietudes angustias, obsesiones del creador de la obra, pero creo que es una invención bastante pura. 

Si le tuvieras que poner música a la obra ¿Qué canción elegirías? Esta es muy buena pregunta. Creo que la novela es muy visual, muy fílmica, casi un guión, quizás en algún momento alguien la lleve al cine.  Yo pondría un estilo de música diferente para cada personaje, para cada capitulo dada la idiosincrasia de los episodios. Siendo certero, por que es lo que escucho en este momento, algunos temas de Bonnie Prince Billy, un cantautor americano. Muy lirico. 


¿Crees que es verdad la máxima que dice “es narrando que nos narramos”? Es inevitable, pero, desde luego, resulta imposible. Creo que esta otra máxima responde bien a la pregunta. 

¿Echando la vista atrás tienes alguna obra tuya que sea la niña de tus ojos? El descubrimiento de la soledad, me encanta, y la considero muy redonda, muy trabajada, muy fina. Quizas, por decir otra, Los cantos de Lorelei, un poemario. 


¿Tienes en mente próximos proyectos? ¿Nos puedes adelantar algo? Hace un mes concluí una breve Nouvelle (menos de 20.000 palabras) titulada, Undoso, una especie de apéndice, extraño y enérgico, de El descubrimiento de la soledad. que desconozco si la publicare. Ahora, estoy trabajando con una novela, con tres elementos, una isla, una niña y un verano. Escribo muy lento. No tengo, ni quiero fechas, ni prisas.  

¿Qué valoras más el éxito de crítica, el de ventas o el de público? Todos.

Para finalizar nos gustaría formularte la pregunta de la casa que reza lo siguiente:
¿Cuál es esa pregunta que nunca te han hecho y siempre has esperado? ¿Nos la puedes responder?

¿Por qué “separado” se escribe todo junto, y “todo junto” se escribe separado?  (Risas.) O también

¿Qué es la buena literatura? Una soledad compartida, una lluvia de fuego que no quema, un instante detenido, en definitiva, un sueño perfecto y destruido, un sueño que no es de nadie pero es de todos.

Muchísimas gracias por tu tiempo y tus palabras. Para nosotros es todo un placer poder acercar a nuestros seguidores una figura tan ilustre de las letras.

Mucha suerte y gracias de nuevo.