dissabte, 6 de setembre de 2014

Trilogía del Vatídico



¿Quién se esconde tras el seudónimo de Robin Hobb?, ¿Quién posee una pluma afilada y perspicaz?, ¿Qué mente brillante ha creado un mundo lleno de fantasía?, esta es una de las pocas preguntas que os podré responder.

Robin Hobb es el seudónimo de Margaret Ogden, autora que también ha firmado alguna de sus obras como Megan Lindholm, nacida en California y criada en Alaska. Sus novelas son números uno en Gran Bretaña y Estados Unidos, y realmente no me extraña en absoluto. 



Su obra más conocida es la Trilogía del Vatídico, a la cual George R.R.Martin, Orson Scott Card e incluso Patrick Rothfuss alaban con admiración.

Aprendiz de asesino es la primera entrega de la trilogía, donde el lector descubre un nuevo mundo y a un protagonista muy especial, un joven llamado Traspié, el hijo bastardo del príncipe Hidalgo, heredero al trono de los Seis Ducados, y una plebeya. Su condición de bastardo le tacha en todos los aspectos y rechazado por todos, incluidos sus tíos Veraz y Regio. 

Este se cría en los establos de Torre del Alce, el palacio real, al cuidado de Burrich, el mejor amigo de su padre, y un tiempo después el Rey Artimañas ordena que se le instruya en el arte de matar. Así siendo un joven empieza su duro camino hacia lo que podría ser la gloria o la muerte.

En esta primera novela se empieza a dibujar un mundo de aire medieval, donde no podremos hablar de magia, sino de “habilidad”, una cualidad innata en ciertos personajes y que se fomenta su uso y desarrollo, y también destaca otra habilidad “la maña” que poseen muy pocos y que es perseguida.

Bajo un manto de fantasía se establece una lucha entre el bien y el mal, la autora nos irá mostrando la vida del joven Traspié y nos irá guiando en una trama política de corrupción y de ansias de poder.

Asesino real es la segunda entrega de la trilogía, si por un casual no habéis leído la primera os perderéis un trasfondo importante, pero la autora se recrea en rememorar los hechos más importantes para ayudar al lector a recordar o dando pistas a aquellos que no leyeron el primero. El único “pero” que este hecho provoca, es que aquellos que disfruten de la lectura de la trilogía de una manera continuada gracias a la republicación de Debolsillo, se hace un poco pesado y repetitivo.

El joven Traspié permanece alejado de la corte, pero diversos hechos le hacen reaccionar. En este punto de la novela completa o trilogía, la autora introduce un halo nuevo, un romance entre nuestro protagonista y la joven Molly, y profundiza en las intrigas de poder exigiendo un sacrificio que muy pocos estarían dispuestos a pagar. ¿Quién lo pagará?

La búsqueda del asesino es la culminación de la trilogía, un desenlace al cual el lector llega sin darse cuenta, página a página se irá adentrando en un mundo casi artúrico donde la tensión es palpable en el ambiente y su desenlace se presenta caótica, con el reino de los Seis Ducados sin regente, con asesinos deambulando por sus calles, las heridas sufridas por los protagonistas no serán únicamente en sus carnes ni en sus almas, sino que su sangre irá escribiendo el final de esta magnífica historia.

La trilogía empieza de manera lenta y pausada debido a la gran cantidad de información que facilita al lector para situarlo, pero empieza a coger un ritmo trepidante a medida que Traspié empieza sus entrenamientos y empieza a ejercer sus habilidades.

Desearía poder explicar mucho más de cada volumen, pero sería un spoiler que destrozaría por completo la inmersión del lector en los seis ducados.

No perdáis la oportunidad de descubrir una autora que hará las delicias de todos los amantes de la literatura fantástica.