dimarts, 2 de desembre de 2014

Secretos y mentiras

Con Secretos ymentiras, la segunda entrega de la saga de "Chicas de Brooklyn" nos reencontramos de la mano de Plaza & Janés con un grupo de jóvenes amigas que deciden empezar sus vidas de adultas juntas.

Gemma Burgess nos presenta una oda  a la amistad, al poder femenino y a la familia que vamos eligiendo al crear nuestro propio camino, a las dificultades de empezar una vida laboral, a las desigualdades sociales y a las tensas relaciones que se establecen, demasiado a menudo, entre unos padres sobreprotectores y sus hijos casi adultos.

Nuestras nuevas amigas del alma son: Pía, una niña mimada que demostrará al mundo que con trabajo duro, perseverancia y personas que creen en uno se puede llegar muy lejos.

Madeleine, es seria y siempre parece enfadada y aunque de pequeñas era muy amiga de Pía algo crece en su interior hasta el punto de casi ni hablarse.

Julia, es la responsable y ambiciosa del grupo, es muy seria pero debajo de muchas capas de traje gris y horas de oficina se esconde una joven que quiere amar y ser amada.

Coco, es la hermana de Julia, la más joven de todas y todo un vendaval de frescura e inocencia y aunque parece una muñeca a punto de romperse demuestra tener mucho carácter.

Por separado son tan diferentes que parecen de mundos distintos, pero cuando están juntas parece imposible separarlas.

Si en la entrega anterior la voz cantante la llevaba Pía, en esta segunda entrega coge el relevo Angie, una joven vital, alegre, dinámica, divertida y muy hermosa, es la fashion victim del grupo.

Los hombres solo ven en ella su aspecto físico, un bombón delicado y refinado, pero nunca se paran a conocerla, eso desemboca a que se encuentre en una situación muy comprometida y la venda le caiga de los ojos.

Angie está a punto de cumplir los 23 y su vida se desmorona, su familia no es lo que ella pensaba, sus amigas se están alejando, su sueño de trabajar en la moda parece inalcanzable y los hombres han sido desterrados de su vida.

Pero Sam, un joven tripulante de barco entra en su vida y se instala como amigo, poco a poco descubren que ser amigos les da una libertad que ninguno de los dos había descubierto hasta ese momento.

Se escuchan, se ayudan, se animan y cuentan hasta el último centavo para sobrevivir. Pero, ¿realmente son solo amigos? O ¿es la amistad el cimiento esencial del verdadero amor?

Una segunda entrega con muchos más enredos que la anterior, con una trama que se confabula con el lector y le hace desear vivir en Rookhaven.

Una entrega donde la amistad va más allá y donde Angie visitará los infiernos para salir de allí más fuerte y del brazo de sus amigas, una novela en donde parece que todo va a terminar, donde una gran tormenta está dispuesta a arrasar con la ciudad entera y donde cinco amigas decidirán que por encima de todo y de todos son amigas y que estar juntas es su lugar.

La agilidad de prosa de Gemma Burgess es asombrosa, cautiva y seduce a la par, mantiene el interés del lector y sin darse cuenta ya está terminando la novela, en esta habrá reído, habrá llorado y se habrá enfadado, pero lo mejor de todo está por venir.

Una saga ideal para compartir con las amigas, para descubrir que la amistad puede mover el mundo y decantar la balanza de la vida a favor de uno mismo.

Si no habéis leído la entrega anterior os perderéis detalles y momentos que marcan el rumbo de las historias de cada una, pero, afortunadamente la autora da la información imprescindible de cada una para aquellos que no lo han leído.

Por una parte gran acierto dado que se pueden leer de manera individual, pero el problema recae en que el orden de las historias si se leen con desorden pierden sentido lineal, por lo que yo aconsejo leerlos de manera ordenada.

Nada mejor para acompañar esta entrega que la canción “One way or another”, una propicia aportación de Toto.

Leedla y no os decepcionará.