divendres, 5 de desembre de 2014

Esmorzar literari o com fer una nova amiga



Diuen que el món és molt petit, però no m’imaginava que ho fos tant. Fa poc vàrem publicar la ressenya de la novel·la Com si fos ahir de Teresa Muñoz  publicada per Amsterdam llibres.


Doncs bé, resulta que la Teresa es va posar en contacte amb mi via Facebook donant la casualitat que vivim a dos carrers de distància i com qui no vol la cosa i entre missatges vàrem quedar per fer un esmorzar.

Res de l’altre món, pensareu molts, però resulta que em vaig trobar amb una persona increïblement vital, amb les idees molt clares, amb un instint de mare protectora elevat a la infinita potència i amb una escriptora humil i molt propera.

Vàrem parlar de moltes coses, em va explicar el seu procés de creació dels personatges, de com quedava absorbida per la historia mentre l’escrivia i em va reconèixer que mentre escrivia no pensava en qui la llegiria però que desitjava que algú ho fes.

El temps va passar volant, entre anècdotes de tot tipus vaig descobrir que ja estava immersa en la seva segona novel·la i pel que em va explicar (i que jo no puc desvetllar...encara) serà una novel·la en dos temps, profunda sobre una època de la nostra història amb uns personatges molt marcats, confesso que ja tinc ganes de llegir-la.

No sempre tenim la oportunitat de parlar amb aquell autor que ens ha traspassat la pell i l’anima amb la seva prosa, però en aquest cas he sigut afortunada. 

Amb Com si fos ahir de la Teresa Muñoz podem gaudir i desgranar una historia que ens frapa, ens allibera de nosaltres mateixos i ens fa reflexionar sobre la condició humana.

Dotada d’una gran frescor i agilitat podem gaudir d’una prosa que només pot sortir d’una ploma sublim que estima les lletres i admira tot el món editorial. 

Si voleu un consell, llegiu la seva novel·la però no oblideu que la ploma que la signa és una persona com vosaltres o com jo, senzilla, tendre i amb ganes d’expressar allò que pensa i sent.

Gràcies a Com si fos ahir puc afegir una nova amiga dins el món de les lletres i fora d’ell, una persona que pel seu tarannà és generosa i està disposada a donar un cop de mà.

Un desastre es para siempre



Jamie McGuire cierra la historia a dos voces de Abby y Travis en Un desastre es para siempre.

Conocimos a estos dos jóvenes tan dispares en “Maravilloso desastre” y en “Absoluto desastre” unas novelas que se complementa dando la visión de ella y la de él sobre su vida, su mundo y su relación.

Un desastre es para siempre es como una culminación de una historia que ya estaba escrita, un final para “Maravillosos desastre” pero no para “Absoluto desastre”, dado que en este último hay un epílogo que va más lejos en la línea temporal que está última publicación.

La idea de plasmar en una serie de novelas el mismo hilo conductor pero con la voz de narrador intercalando la personalidad de cada protagonista es una idea muy arriesgada, dado que podríamos considerar que leída una visión ya está la historia explicada, pero Jamie McGuire sabe cómo atrapar al lector haciendo de su serie una novela completa entregada por partes, en cada una de ellas se añaden sucesos que marcan a cada uno de los personajes y que aportan luz a sus sombras.

Un desastre es para siempre nos muestra como los jóvenes protagonistas están a punto de cometer el mayor error de su vida o el mayor acierto. En voz de Abby descubriremos sus sentimientos por Travis, pero también sus miedos al futuro y como decide cambiarlo todo por salvar a la persona que ama.

Abby se nos había mostrado hasta el momento como la chica sensible pero racional, una chica fuerte pero con un corazón débil hasta que conoce a Travis y con él descubre su verdadera fuerza, su verdadero yo y su potencial.

Travis era un chico malo, ligón, duro, lleno de tatuajes, que envolvía su ser con un muro de hormigón para que nadie pudiera ver el tierno corazón que habitaba en su pecho hasta que Abby irrumpió en su vida resquebrajando poco a poco el muro hasta dejarlo por los suelos.

Los dos juntos maduran, su relación es como una montaña rusa y parece que la vagoneta va sin frenos, pero ¿Quién ha dicho que el amor es fácil a los dieciocho años?

Finalmente aquel maravilloso desastre que empezó como un choque de trenes está a punto de llegar a la estación del matrimonio, quizás los motivos no son los más adecuados, quizás deberían esperar, quizás… hay tantos quizás al tomar una decisión que es mejor dejarlos a un lado y ver si el tren descarrilará o llegará a una gran estación central.

Un final de historia que se lee en un suspiro, gracias a la agilidad de la pluma de la autora y al juego de contraste entre los protagonistas, todas as historias tienen dos versiones la de ella y la de él, aquí encontrareis la de los dos.

Hay que reconocer que a veces benditos son los desastres.

¡Suma de Letras os invita a todos al enlace de los señores Maddox!