diumenge, 21 de desembre de 2014

Mañana Todavía



Mañana Todavía es una novela distópica en sí misma. Lo primero que me viene a la cabeza es saber exactamente la definición del término distopía o mejor dicho (no-utopía), una distopía describe sociedades que surgen debido a los momentos determinados del presente pero que su futuro es negativo y poco deseable. Es una manera satírica e irónica de crear una opinión social.



En esta edición a cargo de Ricard Ruiz Garzón el lector queda atrapado desde el prólogo, una reflexión que parece superficial pero que leída de manera pausada es una crítica distópica en toda regla a la sociedad actual y a sus problemas sociales y económicos.


Mañana Todavía recoge doce distopías de autores actuales, más o menos conocidos como Juan Miguel Aguilera, Elia Barceló, Emilio Bueso, Laura gallego, Rodolfo Martínez, José María Merino, Rosa Montero, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Javier Negrete, Félix J.Palma, Marc Pastor y Susana Vallejo.


Cada uno en su estilo y con su punto de vista particular crean una obra coral que da la libertad al lector de empezar por la historia que prefiera y así desgranar cada una de ellas a su antojo y libre albedrío.


Aquellas obras que se iniciaron de la mano de George Orwell como “1984” o “Un mundo feliz” de Aldous Huxley fueron marcadas por la sociedad del momento y como en el prólogo nos invita a reflexionar Ricard Ruiz, ¿no os parece muy extraño la moda zombi, vampírica y de sociedad evocada al fatalismo como “Los juegos del hambre”?


Bien podríamos pensar que es simple casualidad, una moda pasajera adolescente, un entretenimiento que provoca poco que pensar y genera millones de dólares a sus mentes pensantes, pero si vamos un poco más allá, toda gran obra distópica tiene un marco social definido por una economía poco solvente, por problemas sociales o incluso períodos de guerra.


Intentaré, con mucha dificultad, tentaros a la lectura de estos doce relatos, que vienen introducidos por una breve biografía de su autor.


WeKids de Laura Gallego abre este volumen con una historia que se centra en como influiría la tecnología y el uso, por ejemplo de las redes sociales, en la vida de los humanos. Algo no muy lejano, al parecer.


Al garete de Emilio Bueso, la más floja de todas las historias, puede ser debido al gran nivel de la anterior o un mero gusto personal.


2084. Después de la revolución de Elia Barceló, una sociedad marcada por la clase social y donde los personajes anhelaran la igualdad.


Instrucciones para cambiar el mundo de Félix J. Palma es una obra original y sinsentido, te atrapa y no te suelta.


El error de Rosa Montero, breve, muy breve, demasiado breve o quizás ¿lo justo?


Limpieza de sangre de Juan Miguel Aguilera, la enfermedad mezclada con la actualidad del ébola y los problemas de la luna roja para atender a todos los que les necesitan. 


Camp century de Marc Pastor, ¿Qué nos diferencia de los animales?, ¿Cuál es la importancia en camp Century de saber leer y escribir? 


En el ático de Rodolfo Martínez, un thriller distópico en toda regla.


La inteligencia definitiva de José María Merino o la pasividad humana.


Gracia de Susana Vallejo, la familia y su importancia.


Colapso de Juan Jacinto Muñoz Rengel ¿Qué sucedería si el mundo se reiniciará? ¿Si los humanos llevaran chips incorporados?


Los centinelas del tiempo de Javier Negrete, el relato más largo y también uno de los más interesantes, donde la igualdad entre los hombres se lleva al extremo, y ya se sabe, los extremos nunca son buenos.


No dejéis que los demás os lo expliquen, Fantascy ha creado un excelente recopilatorio donde, personalmente, no encuentro doce relatos, sino trece, dado que su prólogo es una obra excepcional.