dissabte, 21 de març de 2015

DIA MUNDIAL DE LA POESIA


El cuaderno de Noah



Por Ángela Sánchez Vicente


Hoy necesito hablaros de una de las novelas que más veces he releído y de la que me sé la mayoría de las frases de memoria… de esas historias que te sobrecogen, te dejan con un nudo en la garganta y en las que el llanto te deja inmóvil mostrándonos la belleza del amor, su incondicionalidad y su capacidad sanadora. 

Sí, estoy hablando del éxito de hace unos quince años titulado El cuaderno de Noah, que en 2004 se llevó a la gran pantalla y recientemente se ha vuelto a poner en cartel. 

El autor del libro, Nicholas Sparks, nos muestra una prosa fotográfica mientras nos acompaña por el amor vital de Noah y Allie.

Noah es un chico que trabaja en el aserradero cobrando apenas cuarenta centavos a la hora y no dispone de muchos ahorros. Su padre es su gran apoyo y Walt Witman su inspiración pues recitando sus poemas superó su problema de tartamudez. Se puede decir que sin tener nada lo tenía todo.

Allie es una chica perteneciente a una familia adinerada a la que obligan a estudiar una carrera universitaria obviando que su gran pasión es pintar. Una familia muy rígida que teniendo bienes materiales son pobres en afectos.

Noah verá en Allie al amor de su vida y hará lo imposible por conquistar su corazón, aunque no hará falta pues si algo les une es el gran amor que se profesan. Es un intenso verano pero una discusión tonta los alejará y la Segunda Guerra Mundial hará que sus destinos se separen por un tiempo. 

Él se alista con su mejor amigo Finn mientras ella será enfermera. Él volverá con esperanzas renovadas y cumplirá su sueño de reconstruir la casa de sus sueños mientras ella se enamorará de un adinerado héroe de guerra al que su familia adorará y antes de que se dé cuenta ya llevará el anillo de prometida en el dedo.

Noah se consuela cada mañana remando por el lago tratando de ahogar su frustración y ella planeando una boda que le importa bastante poco hasta que en el día de la prueba del vestido verá la foto de sociedad en que Noah Calhoun se ha hecho delante de su casa, esa casa blanca con ventanales azules y grandes porches que iba a ser de los dos.

La chica no puede más y en un arrebato de coraje con ella misma vuelve al pueblo a encontrarlo y parece que el tiempo no ha pasado, sólo tiene un reproche… ¿Y las cartas que prometió escribir? Ella creía que no le escribió nunca más pero la verdad es que él cumplió su palabra pero la madre de ella las interceptaba. 

Su amor estaba inconcluso y se merecían un final feliz. 

Años más tarde y narrado en paralelo vemos como un hombre anciano le narra a su mujer, perdida en sus recuerdos, su historia de amor día a día tratando de que ella vuelva algún día a recordarlo. 

¿Podrá este amor obrar el milagro?

La manera de saltar del presente a los recuerdos de su juventud le da un toque romántico y soñador que es increíble a la vez que vemos como un amor puede ser inmortal y capaz de vencer cualquier barrera. 

Él le cumplió todos los sueños y ella se enfrentó a su entorno por él. Ellos podían ser estrellas fugaces si estaban juntos.

De la mano de Salamandra en castellano y de Roca en catalán podemos rescatar esta bella historia y ver aquellas semejanzas que hay con la película y aquellos puntos de discrepancia. 

Realmente ambas versiones son impresionantemente bellas y tiernas pero tienen sus matices.
Para señalar alguna diferencia: en el libro Lou Hammon es mucho mayor que Allie mientras en la película son de la misma edad, en la novela Finn siempre ha estado enamorado en secreto de Allie y nada de nada en el film, en la novela las cartas duran un año y son diarias y en la novela son mensuales durante dos años y seis meses… 

La esencia es la misma y el público tiene que deliberar. Mi elección es, como una grandísima excepción, quedarme con las dos, creo que es una adaptación cinematográfica muy digna.

No os perdáis la ocasión de pasar una temporada en Carolina del Sur viendo como las ocas hacen su migración. Ellos os están esperando.

¿A qué esperáis?


Ardiente recuerdo



Nos encontramos con la séptima entrega de la serie Psi/cambiantes de Nalini Singh, una autora que ha entrado por méritos propios en un club muy exclusivo de autoras del genero romántico paranormal o urban fantasy, autoras reconocidas como Sherrilyn Kenyon, J.R.Ward o Christie Feehan, forman parte de este grupo selecto.

Si os gustan las historias de Nalini Singh seguro que os gustará la serie de “Los cazadores oscuros” de Sherrilyn Kenyon, una serie que también podréis encontrar publicada por Plaza & Janés y Debolsillo.

Si no habéis leído las entregas anteriores de la serie Psi/cambiantes, es muy probable que os encontréis un poco perdidos, dado que la autora no contextualiza la historia, simplemente la hilvana majestuosamente con las entregas anteriores, con ella no existen punto y apartes, todo forma parte de una visión global de la obra donde cada novela nos da un punto de vista y referencia para continuar con el viaje.

Puede que al principio os cueste un poco situaros, pero si le dais una oportunidad quedareis atrapados en un mundo donde no todo es lo que parece.

En Ardiente recuerdo, la autora recupera personajes desde la primera de sus entregas “La noche del cazador”, nos reencontramos con los clanes de los DarkRivers y los SnowDancer, hombres pantera y hombres lobo, con los Psi, seres humanos que han eliminado todos sus sentimientos y emociones transformándose en una sociedad sumida en el silencio y donde todas las mentes están conectadas a una gran red neuronal, humanos y los Olvidados, aquellos Psi que renegaron del silencio y se aferraron a su humanidad.

En esta entrega la autora cede el protagonismo a los Olvidados por primera vez, Dev es un Psi renegado, que gracias a la Fundación Shine intenta salvar tantas mentes y almas como puede, aunque en el proceso esté perdiendo parte de la suya, a veces la toma de decisiones para el bien común puede traducirse en una gran carga para los hombros de un hombre solo.

Su vida está a punto de cambiar cuando encuentra en su puerta a una mujer destrozada, rota, doblegada, una Psi herida hasta la saciedad y que podría ser el enemigo perfecto. Ekaterina Hass, ha muerto y en su lugar renace Katya, una mujer decidida a no permitir que su dolor ni su propia prisión cedan ante aquel que la torturo.

¿Puede un corazón herido curar a otro?, ¿Puede el amor dar una oportunidad para salvar el mundo?, ¿Puede tu enemigo ser tu alma gemela? La cuenta atrás ha comenzado para ellos y no se ve muy claro un final feliz.

Detrás de la fábula, la autora esconde aquello que nos hace ser como somos: humanos con miedo, con emociones y sentimientos, algunos con grandes ansias de poder y otros con la necesidad de proteger a los suyos.

La lucha del bien contra el mal, de las emociones contra la supresión de las mismas está servida y lo mejor de ello reside en que la autora cede el aspecto más humano a los seres cambiantes y a los humanos les despoja de su humanidad mostrándolos como unos seres fríos, subyugados por otros con más poder.

Su prosa ha recuperado el tempo de las primeras novelas, entre sus páginas se esconde el canto de sirena que atrapa a todo lector entre sus redes. Una aventura que vale la pena descubrir. Un estilo fresco, nuevo, poderoso y muy adictivo.

Un mundo ardiente y frio os espera.