dijous, 30 d’abril de 2015

El coleccionista



Nora Roberts nos seduce con thriller donde la historia, la codicia, el poder y el dinero sembraran dolor, sangre y muerte.

A través de los ojos de Lila Emerson, una joven escritora de novelas juveniles y cuidadora de casas veremos un doble asesinato, una mujer cae por la ventana del edificio de enfrente y su propia visión del mundo a través de las ventanas ajenas le cambia la vida por completo.

Lila es una persona que disfruta de su libertad, de poder ir y venir y de decidir por sí misma, junto a estas ansias de vivir hay un corazón puro capaz de todo por aquellos que quiere.

Lila conocerá a Ash, el hermano del hombre asesinado en el piso de enfrente, su compasión por él y su familia le abren las puertas a un misterio por resolver ¿Quién mató a la pareja? ¿Qué buscaba? ¿Quién continúa matando?

Juntos descubrirán una trama que girará alrededor de uno de los ocho huevos Fabergé perdidos y un posible heredero de los Romanov, el peligro está servido. 

El coleccionista me ha recordado a  “Polos opuestos” y “Atrapada” dos de sus novelas donde la trama policial, los asesinatos y dos protagonistas muy especiales marcan la tónica de thriller.

Como fiel seguidora de la autora reconozco que el final me ha gustado aunque era bastante previsible, tiene algunos giros inesperados y los personajes secundarios, sobretodo Julie y Luke, son soberbios, aunque ha habido algún momento que la trama ha perdido ritmo y se ha dilatado en el tiempo haciendo que la novela en si perdiera tempo.

La idea del tráfico de antigüedades y de la historia más oscura de la época de los zares resulta un marco incomparable para la trama, sin olvidar los diversos escenarios de la maravillosa Nueva York vista a través de diversas ventanas y una visita relámpago a la Toscana.

A demás podemos de disfrutar de una novela dentro de la novela, la que escribe la protagonista y de la visión del mundo a través de los cuadros que pinta Ash, dos maneras de entender y describir el mundo, con palabras o con dibujos, pero con una finalidad común: expresarse.

Nora Roberts sigue con la tónica de mujeres independientes capaces de arreglar una bisagra o seducirse con unas flores, ellas son las dueñas de sus destinos, pero si un príncipe azul se cruza en su camino mejor que mejor.

Plaza & Janés nos presenta una novela donde la historia pasada resurge en el presente y puede dictaminar el futuro de los protagonistas. 

Una ventana abierta a la vida de Lila y Ash donde cotillear y descubrir como los secretos y la avaricia puede terminar con una caída al vacío.

Os dejamos la ventana un poco abierta.