divendres, 3 de juliol de 2015

El mal camino



Por Ángela Sánchez Vicente


Después del éxito de “La última noche en Tremore Beach”, Mikel Santiago vuelve con energías renovadas y su pluma cargada de esos personajes, giros, escenas y descripciones que conforman de su nombre un sello de garantía de calidad.

Su éxito no se debe al márquetin sino al hecho de ser un autor que te conquista desde la palabra y te acaba obligando a investigar su bibliografía y a seguirle los pasos deseando que escriba una novela más para deleitarnos los sentidos. Su éxito duerme entre las páginas de sus manuscritos y como un ejército de hormigas laboriosas trenza a las mil maravillas historias nuevas con unos personajes tan expresivos, sensibles y desarrollados psicológicamente que nos llega a poner la carne de gallina y te sientes dentro de la historia.

Su nueva novela, El mal camino, ya arranca con altas dosis de intriga. En una carretera del sur de Francia, un hombre se aparece en medio de la oscuridad para atormentar a Bert y a Chucks.

Bert es un escritor y Chuck es un roquero en horas bajas que se verán involucrados en un oscuro pasaje de sus vidas que les inquietara durante un largo plazo.

Todo son interrogantes y no sabremos muy bien que pasa pero el autor se preocupa en no dejar ni un solo cabo suelto y nos conduce por el thriller a un ritmo adecuado y combinando los giros más introspectivos y lentos con la velocidad del miedo y la incertidumbre.

La Provenza es el marco de fondo ideal para esta inquietante historia, una ciudad con luces y sombras que en cierto modo refleja el hermetismo del suceso y los sentimientos ambivalentes de nuestros protagonistas.

¿Puede una mala decisión marcar tu destino? ¿Cómo podemos escapar de un error cometido? Y lo que es aún más importante ¿Quién era ese individuo y qué pasó esa oscura noche?

Gracias a Ediciones B lo descubriréis y os daréis cuenta de porque este autor y esta novela son seguidos por los lectores además de ser la muestra de talento necesaria para consagrarse en el mundo de las letras y ganarse un sitio a pulso.

Realmente en esta reseña os desvelamos muy poco pero se debe a que es tan impactante que no os queremos desinflar ni un solo ápice de la intriga.

Solo os podemos dar una advertencia y un consejo: la advertencia es que este libro es altamente adictivo y el consejo es que lo leáis en un momento de poco trabajo pues una vez lo empecéis no lo podréis dejar a medias.

Leed esta joya literaria y ya nos contareis que os ha parecido.