dijous, 30 de juliol de 2015

La vida soñada de Rachel Waring



Un clásico de los de siempre vuelve a nuestras manos con el suave y frágil aleteo de una mariposa pero no os asustéis, esto no es una novela romántica, es una metáfora vital, una transformación que nos hará ver la vida con ojos renovados.

En La vida soñada de Rachel Waring conoceremos a una protagonista descrita con una minuciosidad mágica y con una evolución psicológica excepcional a medida que su mundo va cambiando. 

Los eruditos dicen que más vale que Dios no te conceda lo que deseas y quizás esta es la principal enseñanza que brilla en esta obra del fabuloso Stephen Benatar.

Rachel es una mujer normal con gustos normales y con pocas aspiraciones hasta que hereda una mansión georgiana en Bristol por la muerte de su tía.

Esta parece dudar dos segundos pero al tercero se decide a embarcarse en un viaje sin boleto de regreso a una vida lujosa, reluciente, acomodada y con caprichos por doquier. Esa es la felicidad para ella. 

Llega a asegurar que es tan feliz que no le alcanzan las palabras para definirlo pero pronto la burbuja protectora en la que vive acompañada del atractivo jardinero que mantiene su diversidad botánica en orden se romperá en mil pedazos.

Poco queda de esa mujer que siempre lucía una sonrisa como complemento de moda, o de esa mujer que siempre canturreaba alguna canción despreocupadamente. 

Todo ese optimismo había desembocado en una felicidad artificial, enfermiza, excéntrica y muy cuestionada por sus conocidos.

Gracias a Impedimenta hemos recuperado otro de los grandes clásicos de todos los tiempos que nos viene a cuestionar que es la felicidad y que la compone.

¿Cuándo era más feliz Rachel? ¿Cuándo era un insecto londinense, oficinista de oficio y compañera de piso amable? ¿O quizás cuando tubo todo lo material a su abasto?

Gran pregunta de la que todos podemos reflexionar y además descubrir la “borrachera” de posesiones y de una vida que a la vez de estar llena te va vaciando de sentidos y emociones.

La traducción de Jon Bilbao nos acerca una lectura muy profunda que hace las delicias de aquellos que aman las obras en que un protagonista evoluciona psicológicamente hasta límites insospechados con anterioridad. Todo tiene un límite y un equilibrio pero es muy fácil traspasarlo.

Narrada por los ángeles nos muestra el humor, el horror, la locura y los sentimientos humanos con una sutileza y una crueldad incomparable.

¿De qué está hecha la dicha o desdicha de cada uno?