dimarts, 25 d’agost de 2015

El desafío de Becca



“La vida y el amor son solo para valientes. No temas y déjate llevar”

Tras quedar hipnotizada con “El diván de Becca”, Lena Valenti no se hace esperar y nos presenta la segunda entrega de esta trilogía El desafío de Becca, aunque una vez leído me han entrado unas ganas terribles de quejarme a Plaza & Janés dado que no tendremos su desenlace hasta setiembre y nos ha dejado con la miel en los labios.

En esta entrega nos reencontramos con Becca, Axel, Bruno, Ingrid y la familia de Becca, el programa debe continuar y deciden volver a poner en la carretera la caravana de El diván de Becca.

En esta entrega no trataremos tantos casos especiales como en la anterior dado que la relación entre Becca y Axel amplía su protagonismo dejando una tensión palpable a medida que avanza la novela.

Becca ayudará a Eugenio, un hombre que os acabará enamorando con su personalidad, pero esta vez parece que los problemas les persiguen, ya habréis descubierto en la entrega anterior que Becca es como un imán para los problemas pero ¿y si estos problemas fueran intencionados? ¿Y si hay alguien que quiere acabar con ella?

Becca empezará a comprender un poco más a Axel, pero no por lo que le cuente, sino por aquello que los demás le dicen, pequeñas migas de pan que irán conformando poco a poco la imagen que se esconde tras el hombre seguro, duro e implacable.

El peligro se acercará a ellos cuando Fede, su jefe y amigo les propone un caso muy especial, deben ayudar a su socio Roberto con un problema un poco especial y en el que Becca contará con la ayuda de su hermana y su mejor amiga, dos mujeres capaces de todo, dos amigas con las que os lo pasareis genial.

Esta entrega, es la más personal para Becca, tendrá que descubrir realmente que siente su corazón y si vale la pena arriesgarlo por un hombre complejo o mejor abandonar toda idea romántica e intentar poner toda la distancia posible entre ellos.

La pluma de Lena Valenti sabe cómo mostrar a los personajes con una realidad increíble, no son solo caracteres que van evolucionando a medida que avanza la historia, son tan detallados que acaban siendo compañeros de viaje.

Esta saga es mejor que un libro de autoayuda, es positivo, muestra realidades de la vida pero siempre intenta buscar el lado positivo y mostrar que con trabajo y ayuda se puede cambiar, las fobias se pueden controlar y tratar y que por el hecho de sufrirlas no son menos personas ni diferentes, simplemente son almas que han sufrido y que necesitan curar su dolor.

#Beccaria al 100% esperando continuar la aventura por la vida, aunque el final nos haya dejado con el corazón en vilo y más de una respuesta por contestar.