dimarts, 8 de setembre de 2015

Querido Word



Un chico misterioso, una oficina, un chat y unas ganas locas de gritar «¡te quiero!»

La colección BetaCoqueta crece con su segundo título Querido Word firmado por Cristina González tras el debut de la colección con El cuaderno de Paula.

Una novela donde se muestra la importancia de vivir la vida, no debemos dejarla pasar, hay que intentar extraer de ella todo lo bueno y tratar con esfuerzo de superar aquello que nos hace encerrarnos en nosotros mismos.

Un canto a la vida, a la libertad, a no dejarse llevar por las apariencias y a descubrir que se esconde dentro de aquellas personas que nos rodean.

Todo esto y mucho más encontrareis en el diario escrito por Kate en Word, ella es una joven bastante sociable, bonita y de aquellas que te dicen las verdades a la cara aunque no se lo hayas pedido.

Con una narrativa muy fresca la acompañaremos en su primer día en su nuevo trabajo y la opinión que le reportan sus nuevos compañeros, incluido su compañero de mesa Simon, un friki total, tímido, reservado y que no mira a la cara… aunque está como un cañón, una combinación letal que llevará a Kate a una obsesión por descubrir que esconde Simon.

Kate y Simon forman un tándem explosivo y chispeante, ella pierde las formas ya que la actitud de Simon la saca de sus casillas, pero cuando empiezan a conocerse realmente esa actitud solo será un aspecto más de él que la atraerá.

Simon ha sufrido mucho y se esconde en su caparazón y Kate será la poseedora de la llave que lo abrirá y le mostrará un mundo diferente, un mundo lleno de vida y de amor.

¿Serán capaces de sincronizar sus vidas sin ordenador por medio? ¿Podrá Kate descubrir al Simon real? ¿Estará preparada para lo que pueda descubrir?

Una novela muy actual, un diario personal escrito con la verborrea de una joven que entre sus páginas puede expresar sus sentimientos, sus sueños, sus anhelos y sus frustraciones.

Con esta novela que nos presenta Suma de letras entramos de manera fisgona a conocer a unos personajes muy bien construidos con sus virtudes y sus defectos, una lectura adictiva que se lee de un tirón y con una amplia sonrisa en los labios aunque hay un momento que las lágrimas parecen querer desbordarse.

Solo le voy a poner un pero, me hubiera gustado un final un poco más dilatado, durante toda la novela vamos día a día, paso a paso y al final hacemos un salto en el tiempo para que Kate nos cuente que ha pasado en ese tiempo de manera resumida, pero aparte de este apunte que es meramente personal, recomiendo a toda gossip girl esta entrañable novela.