divendres, 6 de novembre de 2015

Lucía en Londres



Por Ángela Sánchez Vicente

¿Sois unos enamorados de las historias de E.F. Benson? ¿Os encantaron títulos como “La señorita Mapp”, “Reina Lucía” o “Mapp y Lucía”? 

Que preguntas más tontas… ¿Quién no puede sentir fascinación por estas obras maestras?

Hoy os presentamos Lucía en Londres, una nueva entrega de estas dos señoritas encantadoras que no siempre se encuentran a gusto en el entorno ricachón y estirado en el que les toca vivir.

E. F. Benson y la traducción de Julia Osuna, le aportan a la narración un vocabulario culto y diálogos que destilan frescura y la despreocupación del género femenino. El autor nos regala  través de su legado literario en la colección de “Mapp y Lucia” un humor británico alejado de lo burdo.

En esta aventura que rescata del olvido la Editorial Impedimenta veremos cómo Lucía, una “Gossip Girl” de inicios del siglo XX gobierna el villorrio de Riseholme con la ayuda de su amigo Georgie, todo un personaje en sí mismo.

En pocas palabras, el lector se enfrenta a la ironía y a la picardía chismosa de una sociedad burguesa almidonada, una compañía franca y fresca que regalan una modernidad y una realidad muy distante a los arquetipos de mujer de la época como las heroínas de Jane Austen.

Cuando el marido de Lucía hereda una casa en Londres todos respiran tranquilos pensando que la mujer autoritaria dejaría su trono de poder para ir a mandar a otro sitio pero la suerte no correrá a su favor.

Lucía se propone ir a Londres y sortear todos los obstáculos y ser otra vez la referente en un nuevo lugar pero… ¿Se sentirá cómoda esta vez? ¿La seguirán?

Quizás su destino no está en Londres y tiene que volver con aún más poder hacia Riseholme.

En esta novela veremos si será cierto eso que reza “que no te concedan lo que deseas” ¿Dónde creéis que aposentará su poder chismoso?

Sólo leyendo esta joya de la literatura podréis dar respuesta a estas incógnitas que se van solventando a la medida en que va evolucionando la novela y las emociones de tan excéntrica protagonista.

¿La podremos llegar a entender? Os aseguro que si Lucia viviera en nuestros días tendría una legión de seguidores a la par que detractores, es una dama excepcional, de aquellas que o las amas o las odias.

Antes de terminar, quería hacer una mención especial a la delicadeza de su portada, una ilusión de una fiesta con sus copas de champan, sus collares de perlas y su moda vintage. Una portada que seduce y transporta al lector a la primera estación de esta nueva aventura social.