dilluns, 16 de novembre de 2015

Ciega Obsesión



Tras conocer a la familia Barrymore en “Oscura fascinación” y posteriormente en “Sublime tentación” nos reencontramos con ellos con un broche de oro titulado Ciega Obsesión, todas ellas publicadas por Vergara.

Dana Jordan nos ha regalado una saga familiar donde cada uno de los hijos del matrimonio Barrymore es el protagonista de una de sus entregas, aunque cada uno de ellos juega con el coprotagonismo de la familia.

No son una familia al uso y sus vidas no están regidas al margen del peligro ni de la ley, la alta sociedad de Nueva York se codea con la elite de la justicia, y ellos parecen el ejemplo perfecto de una combinación perfecta si dejaran mandar a la matriarca, pero afortunadamente poco caso le hacen.

Si no habéis leído las entregas anteriores no os las perdáis, ciertamente se podrían leer de manera individual pero os aseguro que os seducirán y tendréis que empezar desde el principio.

Desde que leí la entrega anterior y descubrí como Jocelyn la hermana pequeña, una mujer fuerte que no podía demostrarlo dado que la trataban entre algodones, cuelga la toga y decide buscar su camino, aunque parte de su corazón queda en manos de Sergei Saenko, el mejor amigo de sus hermanos, un hombre rudo pero sexy que parece no fijarse en ella.

Años más tarde ambos se reencontraran en la ciudad de Chicago donde Jocelyn es la testigo principal en un caso de asesinatos en serie y esto le marca una diana en la frente ¿Quién mejor que Sergei para protegerla?

La trama de los asesinatos, robo de joyas, accidentes provocados e insinuaciones poco decorosas harán salir de su jaula al león que tiene encerrado Sergei bajo siete llaves y que desea con su alma comerse a Jocelyn.

Un amor que parece no estar destinado a sus ojos, pero imposible de no ver a los ojos de los demás, una obsesión que raya la locura y frente a la posible perspectiva de no existir un mañana da alas a una química escrita a fuego.

Sé que las comparaciones son odiosas y espero que Dana Jordan me perdone, pero sus novelas son perfectas para las seguidoras de Nora Roberts o Danielle Stelle, por fin podemos gritar a los cuatro vientos que nuestras escritoras son excepcionales y sus historias no tratan solo de romance o sexo, sino que tratan de la vida, del peligro, son un thriller apasionante con la mejor versión de la novela negra y psicológica con el toque humanizante de sentimientos en sus protagonistas.

Os aseguro que antes de escribir esta reseña la he leído dos veces y en cuanto pueda voy a repasar las anteriores, son adictivas y consiguen que el lector entre en su mundo por la puerta grande, es casi imposible dejar un capítulo a medias y mucho menos no sentirse tentado por leer el final.

Si queréis sentir y descubrir como Jocelyn florece y muestra su fuerza, determinación y valentía, o como Sergey descubre que el amor que anhelaba está en la punta de sus dedos y no está reñido con el pasado, esta es vuestra novela.

Y mejor dejo de escribir u os la cuento entera.