dijous, 25 de febrer de 2016

Tu último beso



¿Puede tu primer beso ser Tu último beso? ¿Puede un “siempre” convertirse en un “nunca”? ¿Puede un secreto guardado más de treinta años destruir los cimientos de la realidad? ¿Es cierto que del amor al odio solo hay un paso?

Muchas son las posibles respuestas a estas preguntas, pero solo las encontrareis viajando al pueblo de Ostara, un rincón recóndito, escondido entre las montañas, donde todos sus habitantes se conocen y sus creencias varían según les conviene, del mismo modo se santiguan en la Iglesia que le piden favores a la Madre Tierra.

J. De La Rosa nos invita a una historia que esconde otra en su interior, aunque la historia principal se mantiene en la actualidad, a través de un diario descubriremos la vida de alguien hace treinta años, como una joven cambio el rumbo de su vida y de algunos de aquellos a los que quiere en el proceso.

Estas páginas del diario se insertan a medida que la historia principal avanza segura aunque el terreno es brusco y escarpado.

Sin olvidarnos del blog que escribe nuestra protagonista donde los hombres quedan reflejados al caer de un burro y son tachados de Robafuegos, unas páginas al propio estilo de diario, pero actual, fresco y que arranca sonrisas a mansalva.

La historia se centrará en Camila, una joven que ayuda a su madre en el hotel del pueblo y Daniel, un periodista que visita el lugar con la excusa de presenciar el Festival. Dos personajes antagonistas a más no poder pero que se verán obligados a entenderse y en el proceso la obligación pasará a ser del agrado de los dos.

Daniel, esconde sus verdaderas intenciones, yo no os las desvelaré, pero a veces el pasado es mejor dejarlo donde esta y otras es mejor que surja a la luz quitando un gran peso de los hombros de aquellos que lo acarrean.

Cuando dos corazones han decidido cerrarse al amor lo más probable es que este encuentre una pequeña brecha y se cuele en su interior.

Me ha encantado como un escritor se pone en la piel de una joven y desgrana sus sentimientos y muestra la visión que puede tener sobre los hombres, es un punto muy sólido de la novela, sin olvidarnos de los maravillosos paisajes de Ostara, sus vecinos cordiales y más de una bruja que seguramente tiene sus motivos.

Titania nos presenta una historia de amor, pero no solo romántico, sino de amor a los demás, a la familia y a aquellos que son próximos a las almas de los protagonistas.

Ágil, dinámica, divertida, emotiva, capaz de hacerte reír y llorar, una historia completa que deja la piel de gallina y que muestra una gran generosidad al final. Y para demostrar que no miento, aquí os dejo sus primeras páginas.

P.D Ya que esto es un blog, me gustaría robarle el final a las entradas de Camila en el suyo: “¡Duerme, pero diviértete entre las sabanas!