dissabte, 21 de maig de 2016

Sígueme la corriente



No sé qué tiene Megan Maxwell, pero es una autora que consigue que pases de tener una sonrisa en los labios, a sentir tristeza y volver a sonreír en lo que se tarda en leer una página.

Tras leer “Adivina quién soy” y “Adivina quién soy esta noche” llega su siguiente novela Sígueme la corriente que me ha enganchado de tal manera que lo he leído de un tirón, lo cogí y no pude dejar de leerlo, necesitaba saber que pasaría después, ya sabía que terminaría bien, aunque hay momentos tristes el aura de la novela es cálida y muy familiar.

Esta vez os pido que me sigáis la corriente, el punto fuerte de esta novela es la familia, no solo la que nos viene dada por la sangre, sino todas aquellas personas que nos quieren, que se sacrifican por los demás sin esperar nada a cambio y que son felices viendo sonreír a los que quieren.

Nuestra protagonista, Ruth o la chica arco iris, es una joven con un pasado muy duro, lleno de pérdidas y de abusos, es una joven que se ha hecho a sí misma, sus grandes amigos George y Linda son como unos padres para ellos y los yayos de sus hijos, son un matrimonio que muestra la fuerza del amor, la fidelidad y la ayuda al prójimo, Manuel y David son un matrimonio que ayuda a la familia en todo, son los tíos guays que todo niño necesita, adoran a Ruth y a sus traviesos y maravillosos hijos.

Jenny es la hermana de Ruth, pero para ella es su mami, es una auténtica reina del drama y adicta a los culebrones, Adán es un pequeño grafitero que adorna paredes y su hermano gemelo Brian se guarda todo lo que pilla en los calzoncillo, ellos son en gran parte el alma de la novela, la ironía, la frescura y la inocencia.

Tony Ferrasa, es un hombre imponente, importante que acabará rendido por Ruth aunque está se resistirá de lo lindo, encontrareis tensión, frustración, amor, pasión y bondad, aunque como siempre hay alguien que quiere quitárselo todo.

Es una novela con unos personajes muy bien construidos y con unas personalidades, algunas de ellas muy volátiles, fuertes que crean un ambiente de hogar.

Me encantaría poder explicaros todo el argumento, comentaros esto y aquello, pero debería ser pecado quitar la oportunidad a otro de disfrutar de su lectura. ¡Ay, Diosito!

Booket nos presenta una novela que lo tiene todo y que no le falta de nada, es romántica pero no empalagosa, es irónica, divertida pero tiene el contrapunto perfecto de tristeza y melancolía, una novela musical por sí sola. Si la preferís en formato grande la encontrareis en Esencia.

No sé qué tienen los hermanos Ferrasa, pero seducirán a miles de lectoras.

H_ _ _ _ E _ I_ _ _ _ _ _ _ Y M_ _ A_ _ _



Ashenden Park



Estamos muy acostumbrados a leer sobre papel, pero Elisabeth Wilhide nos invita a leer sobre las paredes de Ashenden Park, una mansión británica que piedra a piedra esconde secretos de sus propietarios anteriores.

Cogeremos nuestras maletas y acompañaremos a Charlie y Ros, dos hermanos distanciados no solo por la geografía que a la muerte de su tía Reggie han heredado la mansión de severa simetría, altos techos, habitaciones octogonales y por desgracia necesitada de reformas y mucho mantenimiento.

Los dos hermanos tienen clara su postura, Charlie quiere vender y volver a Nueva York a su vida y junto a su mujer, Ros quiere conservar la casa para las generaciones venideras.

En ese momento entra en conflicto la razón frente a unos gastos que no pueden mantener y el sentimentalismo de aquello que fue el hogar de sus tíos.

A partir de esta presentación, capitulo a capitulo recorreremos la historia de Ashenden Park y de sus habitantes desde 1775 hasta el 2010, momento en que los hermanos deberán ponerse de acuerdo.

Un hogar no son solo las cuatro paredes que sostiene un techo y guarece a sus habitantes de la lluvia, el frio y la intemperie, un hogar es el compendio creado por los habitantes de esas cuatro paredes y el amor que depositan en ellas, como las van acicalando a su imagen, los detalles que dejaran huella para la posteridad. Casas hay muchas, pero hogares hay pocos.

Lumen nos ofrece una prosa delicada, llena de descripciones y matices, una novela llena de historia y de personajes bien construidos, sólidos y con carácter propio. Los diálogos crean un ambiente próximo con el lector dando dinamismo a la prosa, al mismo modo que el vocabulario se adapta a la perfección con la época que va narrando en cada momento.

Una mansión fácilmente reconocible como Basildon Park, en Berkshire, o mejor dicho como Netherfield en la adaptación cinematográfica de Orgullo y prejuicio (2005).

Me gusta mucho como la autora juega con un punto fijo en la historia, la mansión, para ir relatando la evolución social a lo largo de más de doscientos años, historia donde se entretejen verdades y ficciones creando un compendio perfecto para los amantes de la buena literatura.

Un detalle a destacar es su portada, normalmente su única finalidad es llamar la atención de los lectores, pero en este caso creo que realmente invita a reflexionar sobre lo que la mansión oculta jugando con pocos colores, una clara apuesta por el menos es más.

Os dejo un fragmento, una puerta abierta para que visitéis Ashenden Park.