dilluns, 13 de juny de 2016

Magia Robada



Trudi Canavan es de las pocas autoras de ficción que realmente vale la pena seguir y no dejar escapar ninguno de sus títulos.

Hoy regresa para presentarnos su nueva trilogía “La ley del milenio” con su primer título Magia Robada publicada por Fantascy.

Con la magia de su pluma, la capacidad de crear mundos a base de tinta y papel y su rico imaginario caeréis rendidos ante su nueva aportación a su bibliografía formada por “Las crónicas del mago negro”, “La maga”, la trilogía de La espía traidora formada por “La misión del embajador”, “La renegada” y “La reina traidora” y la trilogía de Los cinco Dioses formada por “La hechicera indómita”, “La sacerdotisa blanca” y “La voz de los Dioses”.

Una novela diferente a las anteriores, estamos acostumbrados a unas novelas donde las historias de sus personajes se van entretejiendo y cruzando por los valles más oscuros y las tradiciones más ancestrales, pero en esta primera entrega, la autora nos presenta de manera intercalada la vida de dos personajes que aún no se conocen.

Este volumen es como si no hubiera una voz dominante ni una sola trama a tener en cuenta, es un pack de dos historias que se adivina que se cruzaran en un futuro pero el lector no sabe dónde ni cuándo.

La primera historia nos presenta a Tyen, un joven que vive en un mundo industrializado cuyo motor es la magia y solo los que han sido instruidos en La Academia estarán preparados para el cometido.

Tyen y su maestro Kilraken encuentran un libro muy especial en una tumba de un país lejano, este libro es una mujer convertida por la magia con la capacidad de leer los pensamientos de aquel que la sostiene entre sus manos, desde ese momento Tyen piensa en ella como Vella y desea aprender todo lo posible, pero su maestro tiene otras intenciones más oscuras.

Así empezará la huida y gran aventura que Tyen.

La otra historia nos presenta a Rielle, una adepta del Templo, una joven despreciada por su condición social pero con un gran secreto, esta puede ver “La Mancha”, aquel tenue residuo que queda en quien usa la magia en un mundo donde esta está prohibida.

Tras un incidente Rielle conoce al joven Izare y desde ese momento dedicara sus fuerzas a investigar a los “impuros”, aquellos que usan la magia, hecho que podría condenarla y que le deparará más de un disgusto.

Estas dos historias atrapan al lector haciéndole partícipe de dos mundos alejados y paralelos en cierta manera, uno donde la magia es prohibida y otro donde su uso restringido puede caer en malas manos.

Es imposible dejar de leer, los saltos de una historia a la otra están muy medidos y con la astucia de dejar al lector en un momento clave y el deseo de seguir leyendo. Es cierto que pensé que quizás una me gustaría más que la otra o que podría leerlas de un tirón buscando a cada uno sus capítulos, pero he descubierto que el modo de presentarlo así esconde más de lo que podemos ver a simple vista.

Solo le encuentro un pero a esta autora y es el hecho de que sus historias sean trilogías, el periodo de espera entre entrega y entrega hacen que pequeños detalles se difuminen entre lecturas, pero lo compensa con historias épicas y muy vividas.

No os contaré mucho más, aquí os dejo sus primeras páginas para que caigas en su propia magia.