dilluns, 11 de juliol de 2016

El mendigo que sabía de memoria los adagios de Erasmo de Rotterdam



Por Ángela Sánchez Vicente


Hoy vamos al encuentro de Evandro Affonso Ferreira, uno de los autores más influyentes y respetados de Brasil que nos presenta una novela que nos dejará la piel de gallina, lágrimas en los ojos, un suspiro en el corazón y una gran lección de vida en su novela El mendigo que sabía de memoria los adagios de Erasmo de Rotterdam.

Bajo este nombre se esconde un hombre que sabe de luces y sombras, de amor y soledad, de deseo y desilusión. Todos somos seres con una dualidad interior pero este hombre personifica los sentimientos más puros y opuestos de una manera sumamente magistral.

Este hombre con el corazón roto por una mujer que solo se dignó a despedirse a través de una nota manuscrita intenta paliar su soledad y ausencia de ella buscando por las calles restos de poesía para no caer en su propio olvido o acabar majara.

Es como si tuviera el corazón congelado y no pudiera sentir más que dolor y soledad esperando asumir que lo que esa nota decía era verdad y era a él a quien le estaba pasando. 

Es tan oscuro, frio y misterioso que el corazón por el que ardes se aleje de ti que parece no haber un consuelo terrenal. ¿Cómo puede ser que un amor que sientes tan fuerte y valioso en tu pecho no signifique nada para la otra persona? 

En ese momento de baja autoestima y dolor por un amor perdido vagabundea por las hermosas calles de Sao Paulo recordando su amor antes de que la nota existiera, antes de que se fuera, antes de que la tormenta los acechara… antes…

Es una obra maestra en que el pasado maravilloso para este hombre se da la mano con su cruda realidad en un vaivén de escenas maravillosas que nos muestran la naturaleza humana, el desamparo y la sensibilidad.

Es atractiva por la manera en que está escrita y todo lo que nos enseña que podemos extrapolar a nuestro entorno y a nuestros días; además os enamorareis del encanto de este hombre que se debate siempre entre dos grandes contrastes.

Gracias a la apuesta editorial de Maresia podemos encontrar en las librerías letras de los grandes autores de otros países y entender al descubrirlos su grandeza y hacernos adictos a sus obras. De momento esta obra me ha presentado a un autor que no se puede dejar escapar.

¿Será cierto lo que dicen que la medida del dolor es el amor? Sólo a los que amas te pueden herir, es un poder que tú les otorgas al depositar en ellos tus sentimientos y una gran parte de tu persona. Amar duele pero siempre vale la pena.

Poco más os podemos decir aparte de recomendaros de manera muy vehemente esta lectura. Bajo nuestro punto de vista es absolutamente perfecta.

Calendar Girl. Enero, Febrero y Marzo



Planeta nos presenta la obsesiva y compulsiva lectura de la tetralogía Calendar Girl, cuatro volúmenes en los cuales acompañaremos a Mia Saunders mes a mes, en un año lleno de retos emocionales y profesionales como escort.

Mia es una joven que necesita dinero y rápido, a los diez años su madre les abandono y su padre se hizo muy amigo de la botella y el juego, quedando ella como responsable de su hermana menor Maddy.

Ahora su padre está en coma y tiene una deuda de un millón de dólares a un usurero que fue su ex, así que acepta el trabajo que le ofrece su tía. Cada mes será la acompañante de un hombre distinto, y de cada uno aprenderá algo de sí misma y del mundo de las emociones.

Audrey Carlan nos presenta el primer volumen donde viviremos Enero, Febrero y Marzo.

Enero es su primer trabajo y la playa de Malibú uno de sus paisajes. Su misión será acompañar a un joven escritor y director de películas como escudo contra las víboras que se le acercan y así poder trabajar. Una tarea sencilla hasta que Mia conoce más a Wes, un hombre que le mostrará que el amor puede existir si uno está dispuesto a arriesgar. Wes sorprenderá a todas las lectoras.

Febrero nos llevará a Seattle a conocer a Alec Dubois, un artista francés exigente y con una perspectiva sobre las relaciones y el amor que dejaran a Mia con más preguntas que respuestas. Un mes que empezará con un traspié y terminará con una buena amistad.

Marzo nos llevará a Chicago, donde viviremos una autentica historia de amor mientras Mia acompaña a Tony, aunque en esta historia Mia no será una de las partes implicadas. Un mes dulce y tierno que muestra el amor sin etiquetas.

Esta novela está escrita en primera persona, nos calzaremos los zapatos de Mia y viviremos como poco a poco su corazón empieza a latir de nuevo. La prosa de la autora es fresca, con toques irónicos y emocionales, es adictiva y juega con los personajes secundarios para crear realidades creíbles, sin olvidar el punto picante y las chispas que saltan entre sus personajes.

Cuesta dejar de leer, aquí no vale aquello de un capítulo más, es imposible dejar un mes a medias, pero un buen sistema es leer un mes cada vez, dejando al lector con la anticipación de querer saber que pasará pero con tiempo para saborear el mes que se deja atrás.

Os dejo sus primeras páginas para que conozcáis a Mia, vuestra nueva mejor amiga.