dilluns, 18 de juliol de 2016

El arte de tirar



Por Ángela Sánchez Vicente


Después de la lectura “Felices sin un Ferrari” de la colección Duomo Sakura es imposible no caer en las redes de El arte de tirar.

A raíz del volumen que ya reseñamos, concluimos que comprábamos de manera compulsiva para intentar ser felices o para llenar huecos de vacío emocional y sin querer llegábamos al punto de la acumulación.

Entonces, lógicamente empiezas a comprar conscientemente aquello necesario y útil pero… ¿Qué hacer con todo lo innecesario que ya tienes en casa?

La respuesta está en Cómo liberarse de las cosas sin sentimiento de culpa. Cuantísimas veces abrimos el armario y hay ropa que no tiramos por “pena” o llenamos trasteros y buhardillas con recuerdos que sabemos de antemano que nunca más iremos a buscar.

Somos seres que tendemos a la acumulación y parece que nos gusta embriagarnos de cosas para sentir que nuestra existencia ha tenido un pasado y una historia.

Todo esto es precioso pero en su justa medida.

Nagisa Tatsumi nos muestra el camino para tirar cosas y no sentir culpa o vergüenza.

Como ya dije en la reseña del libro anterior no hay que ser radical ni atolondrarse y tirarlo todo a la basura pero sí que podemos hacer una buena selección.

Acumulamos cosas de nuestros seres queridos que ya han partido y reconozco que en este punto no soy obediente… Sé que los recuerdos están en mi corazón para siempre y en las fotografías y en los sitios en que he sido feliz con ellos pero ¿Quién es capaz de tirar algo que es un recuerdo familiar?

El cambio puede empezar por nosotros y nuestra casa.

Ropa que no usamos hace dos o tres años difícilmente la usaremos de nuevo, colonias que adornan el cuarto de baño, apuntes de la universidad, juguetes de cuando éramos pequeños, etc. Todos estos objetos se merecen un lugar en la casa si nos han marcado o si tienen utilidad pero si no se pueden tirar tranquilamente o donarlos a otras personas que en ese momento lo puedan necesitar.

Al final tenemos los armarios y las zonas de almacenaje llenas y realmente lo que necesitamos no lo encontramos.

Hay que hacer este ejercicio de “catarsis” y empezar a tirar cosas que en cierto modo es como tirar lastre y cerrar las puertas al pasado y abrir las ventanas al futuro.


Gracias a Duomo ediciones tenéis las pautas que os serán la mar de útiles.