dilluns, 8 d’agost de 2016

Los chicos del calendario. Enero



Ira, impotencia, enfado, angustia, odio, recelo y un gran sentimiento de culpa es lo que nos transmite Candela, una joven divertida, atractiva y trabajadora a la que el imbécil de su novio la ha dejado vía Instagram, ¿Se puede ser más rastrero?

Pero Candela cuenta con su gran amiga Abril que mientras la escucha despotricar a gusto sobre los hombres y el hecho de que no exista ni uno solo que se salve de ser indiferentes, egoístas y una infinidad de adjetivos que seguro podéis añadir a la lista, la graba y lo sube a YouTube con la idea de pagar con la misma moneda al ex de su amiga.

Estamos en los últimos día del año y cuando Candela regresa al trabajo el video se ha vuelto viral y ella quiere esconderse bajo una piedra, pero no hay mal que por bien no venga y en la revista donde trabaja le ofrecen la oportunidad de su vida, demostrar que si hay hombres de verdad, cada mes convivirá con un hombre distinto, lo posteará y comentará y al finalizar el mes publicará un artículo con su opinión, estos formaran parte de Los chicos del calendario.

Ella se niega y cree saber cómo salir del atolladero, exige a su jefe que sea el chico del primer mes y esté asombrando a todos acepta.

Como empieza el mes de enero, Salvador Barver, un hombre de aspecto sereno y frio sorprenderá a Candela haciéndola ver las estrellas y descubriéndose a sí misma como una mujer nueva en constante cambio. ¿Será Salvador un hombre de verdad? ¿Podrá no enamorarse de él? La temperatura está a punto de subir en un enero de corazón roto.

La verdad es que al ser la primera entrega y ceder al lector todo un volumen para un solo mes, la autora nos presenta con detalle a Candela y a su alocada amiga Abril, el chico de enero resulta ser capaz de crear un incendio y a su vez apagar la chispa que parece surgir entre ellos. Creo y espero que en las próximas entregas descubramos más sobre él, la autora solo nos da unas breves pinceladas remarcando espacios en fundido negro donde más de un secreto se esconde.

Su prosa es muy fluida y dinámica, las descripciones son tan detalladas que el lector podrá imaginar perfectamente esas fotos que Candela va subiendo a su Instagram y da a los personajes la oportunidad de crecer e ir evolucionando página a página hasta un final de enero que sorprende y a su vez nos deja con ganas de ir a por febrero.

Una crítica fina e irónica del género masculino y de cómo algunas mujeres cambian según quien tengan a su lado para agradar y no estar solas, cuando lo principal es ser uno mismo y al ser sincero encontrar aquello que realmente la complemente.

Un punto a favor sobre la autora Candela Ríos es su página web, donde comenta los personajes, los meses y hay algunas fotos de Instagram, muy dinámica y que le da un plus atractivo y de feedback con el lector.

Titania os ofrece sus primeras páginas donde conoceréis a la antigua Candela ya que la nueva la descubriremos tras doce meses, doce hombres que le mostraran aquello que hasta ahora no ha visto o experimentado.

Una novela que se lee del tirón y que nos pone en los zapatos de Candela que empezará a pisar fuerte por primera vez en su vida.

¡Ay Candela! ¿En qué jardín te has metido?