dissabte, 17 de setembre de 2016

Nacida del hielo



Hoy nos reencontramos en las tierras del condado de Claire con las Hermanas Concannon, Nora Roberts ya nos las había presentado en la primera entrega de esta trilogía donde las raíces de la familia se mezclaran con secretos del pasado y con personajes carismáticos que harán de sus vidas una nueva aventura.

En la entrega anterior “Nacida del fuego” la autora nos ponía en situación y se centraba en la hermana mayor Maggie, ahora le toca el turno a santa Brianna, la hermana fría y pausada, la que ha cuidado en exceso de su madre y que en esta entrega recibirá su parte de veneno de su preciosa boca en Nacida del hielo.

Brianna ha conseguido hacer realidad su sueño y regenta un pequeño hostal en el que fue su hogar, en ella puede cuidar de sus huéspedes, dedicarle tiempo a su cocina y de su jardín, pero la llegada de un huésped trastocará su vida y su corazón.

Grayson Thane es un famoso escritor de novela negra que decide hospedarse en Blackthorn Cottage, sin residencia fija se mueve al son del viento, con un pasado duro a sus espaldas Grayson es un hombre con el corazón blindado que solo vive el día a día y el futuro no existe para él, su vida es como viajar con un mapa, un lugar distinto cada vez y no conocer a nadie en realidad, la soledad es su fortaleza, hasta que sentimientos encontrados se materializaran en Brianna.

Una relación sin promesas de futuro y con fecha de caducidad es lo que les espera si Grayson se sale con la suya, aunque Brianna sueña con una lejana esperanza de futuro.

Siempre que Nora Roberts nos presenta una trilogía, nos habla de tres protagonistas, familia, hermanos o primos y como sus vidas se va entrelazando. Hasta el momento solo conocemos a dos hermanas, pero un secreto guardado en unas cartas en el desván nos conducirán a la búsqueda de la tercera persona que comparte sangre con Maggie y Brianna, un secreto guardado durante más de veinte años que saldrá a la luz para tormento de todos y quizás para una sorpresa agradable en su cierre.

Es imposible no dejarse seducir por esta segunda parte que encierra no solo una bella historia de amor, ni una familia que crece paso a paso, sino que se añaden pequeñas historias en la voz de Grayson, a quien acompañaremos mientras escribe su próxima novela y de la cual podremos leer breves fragmentos, como una matrioska, una historia encierra otra en su interior.

La trama fluye como la primavera entre el tosco invierno y el cálido verano, con sus días de tormenta donde relampaguearan descubrimientos fascinantes, estafas, secretos, mentiras y pasados perdidos.

Debolsillo nos presenta una trilogía basada en la familia, en el amor y la seguridad que se aportan aquellos que se quieren, sin olvidarnos de las personas que son capaces de sacar lo peor de ellas mismas ante el miedo del rechazo y del amor.

Una novela con más matices y dinámica que la anterior dado que ya no es necesaria la presentación de los personajes ni su ambiente.

No olvidéis las maletas y visitad Irlanda con sus verdes valles y su salvaje paisaje.