dimarts, 18 d’octubre de 2016

Los herederos de la Tierra



Por Ángela Sánchez Vicente


¡Hoy si, hoy es el día!

Tras discusiones en redacción ya os podemos acercar nuestras impresiones sobre Los herederos de la Tierra, la ansiada vuelta de Ildefonso Falcones.

Esta continuación de La catedral del mar nos sitúa en la Barcelona del año 1387, todos los habitantes de la ribera escuchan las campanas de la Catedral pero hay uno que las escucha de una manera mucho más atenta.

Hugo, nuestro nuevo compañero de aventuras, es hijo de un marinero fallecido que a su corta edad trabaja en las atarazanas gracias a nuestro viejo amigo Arnau Estanyol.

Sus sueños nunca llegaran a buen puerto dado que la familia Puig se vengará de Arnau Estanyol, su enemigo de siempre a través de éste.

En este punto de una novela muy coral, Hugo se debatirá entre la lealtad a su protector y a su necesidad de sobrevivir en una Barcelona que vive unos días muy grises con muchas vibraciones negativas que lo harán arrimarse al sol que más calienta sin que él lo quiera.

Poco a poco dejará su sueño náutico y se relacionará con un empresario vitícola llamado Mahir que le enseñará el oficio a la vez que le abrirá los ojos hacia una nueva cultura. 

Poco le servirán los prejuicios dado que el amor de nuestro amigo hacia la hija de Mahir será un quebradero de cabeza para su padre.

¿Qué será de este chico? ¿Quién ganará en la batalla de venganzas? ¿Puede el amor superar las barreras de las ideologías?

No os desvelaremos ningún secreto ya que gracias a Grijalbo tenéis la oportunidad de descubrir la historia que continua de uno de los booms literarios más importantes de las últimas décadas.

Es increíble como el autor crea unas obras tan visuales y absorbentes que nos ayudan a entender tiempos lejanos y familiarizarnos con la manera de pensar de los hombres que pisaron la Tierra en siglos anteriores.

En cada una de sus obras hay un elemento innovador, una vuelta de tuerca que hace de esa novela una lectura especial, pero todas tienen en común lo que ya hemos bautizado como el sello Falcones que nos garantiza una lectura didáctica, de calidad, intrigante, emotiva y altamente adictiva.

Una vez empezamos a leer tenemos la necesidad de seguir y seguir.

Creedme cuando os decimos que estos diez años de espera han merecido la pena. Es una obra que dentro de unos años y unos siglos aún será recordada. 

No os la podéis perder. Aquí os dejamos sus primeras páginas para que os deleitéis e introduzcáis vuestra alma en esta nueva aventura.