dimecres, 2 de novembre de 2016

La metafísica del Ping-Pong



Por Ángela Sánchez Vicente


Os presentamos un libro sin igual, simple, partiendo de una idea muy sencilla pero que se va desarrollando y expandiendo de una manera maravillosa para intentar abrir nuestra mente y mostrarnos una nueva manera de percibir la vida y como la vivimos.

En La metafísica del Ping-Pong vemos como el autor no sabía que hacia al coger la raqueta de ping pong la primera vez que lo hizo. Cada uno de nuestros actos puede marcar de una manera u otra nuestro destino y la manera en que afrontamos la vida y sus dudas existenciales.

Con grandes referencias a grandes pensadores y celebridades del mundo entero, Guido Mina Di Sospiro nos muestra su cambio vital a través de un deporte.

Ya se dice que “Mens sana in corpore sano” pero este hombre ha trabajado esta máxima hasta el extremo. Un simple gesto hacia una vida mejor y hacia el autoconocimiento.

En las actividades que nos gustan y desconectamos es en las que más nos conectamos con nosotros mismos y nuestro yo interior. 

¿Quiénes somos? ¿Qué anhelamos? 

Como en el deporte no importa ganar o perder sino la constancia, el entreno, hablar y aprender de los sabios y maestros y nunca perder ni el interés ni las inquietudes. Así debe ser también en nuestra vida por muy simple o paradójica que parezca la comparación.

De la mano de Duomo podemos entender la manera de pensar de este autor y de como la fue aprendiendo y aplicando a su vida.

Las reglas del juego y la voluntad de mejorar tienen mucho paralelismo con nuestro día a día y nos pueden hacer entender nuestra cotidianidad como una partida en que te tienes que esforzar, luchar, dejar la mente en blanco y focalizar en la pelota u aquello que es importante en ese momento. 

Es dedicar un instante a una sola cosa y ordenar la vida de una manera novedosa y muy consciente con el entorno.

No hay que tener miedo, id a buscar a vuestro propio yo, haced las paces con él si hace falta y emprended juntos un nuevo destino.

Un destino deseado, sincero y que nos lleve al puerto que necesitamos sin dar tanta vuelta por convencionalismos sociales.

¿Qué? ¿Os apetece una partidita? Os dejamos sus primeras páginas para que degustéis el arte de empezar algo nuevo.