dilluns, 28 de novembre de 2016

En mis brazos



Llega a nuestras manos la segunda entrega de la trilogía “El Affaire Stark”, tras descubrir el mundo de Sylvia y Jackson en “Di mi nombre” hoy nos encontramos En mis brazos, una segunda entrega que se centrará más en los secretos que esconde Jackson y que pueden hacer tambalear la relación que existe entre los dos.

J.Kenner no se aparta de la parte erótica y sexual de la relación de los protagonistas, pero empieza a mostrar una trama más profunda y la encorseta en una trama corporativa, con secretos sacados a la luz y poniendo en peligro el trabajo de Sylvia. Muchos son los nombres que pasaran por la mente de las lectoras sobre quien puede ser la fuente de información, pero de momento nos tendremos que conformar con meras conjeturas.

Un enemigo común de la pareja y por motivos diversos intenta destruirles pero no está todo perdido, aunque el final de esta novela relata un desenlace que apunta a problemas mayores de los que ambos puedan afrontar solos.

Un aspecto que me ha gustado es la evolución de los personajes y no solo en la cama, Jackson nos revelará por obligación el secreto que esconde en Roonie, un pequeño torbellino capaz de crear a su alrededor un tsunami de ilusión y amor puro, del mismo modo que Damien empieza a comprender más a Jackson.

Esta segunda entrega que nos presenta Grijalbo mantiene el tempo de la anterior, la trama es lineal a excepción de los secretos que nos llevaran al pasado oscuro de los protagonistas, una lucha entre el pozo más profundo y la luz de aferrarse con uñas y dientes a la persona que te da su amor.

No nos engañemos, es una novela más horizontal que vertical. El consuelo de sus almas lo expresan piel contra piel, como un refugio donde aferrarse, pero a su vez la autora muestra que el mundo real está fuera de cuatro paredes y que hay que buscar soluciones a largo plazo.

Una novela de seducción, de juego, donde brilla la erótica del poder y donde la familia está marcada por el abandono o por el juego de roles perdiéndose por el camino.

Aquí os dejo sus primeras páginas para que continuéis viviendo el sueño de Sylvia y Jackson, o quizás en este momento debería decir más bien su propia pesadilla.