dimarts, 29 de novembre de 2016

Si todo desapareciera



Hoy regresamos a Little Italy para quedarnos y despedirnos de tres grandes amigos, sus familias y sus sueños. Despertamos en los años cuarenta en un barrio marcado por la corrupción policial y la mafia en “Vanderbilt Avenue” donde conocimos a grandes personajes y almas rotas, sus vidas empezaron a brillar y a mostrar su luz interior en “El universo en tus ojos” y finalmente en Si todo desapareciera el pasado quedará en el dando lugar a un futuro prometedor.

Anna Casanovas nos reúne con Jack, Nick y Sandy, aquellos tres niños que se juraron amistad para siempre y que a lo largo de su vida han intercambiado sus esperanzas en una moneda, tres vidas que cambiaron una noche y ahora reúnen a un Capitán de policía, a un mafioso de buen corazón y a una actriz famosa de Hollywood en las calles que les marcaron para siempre.

Jack y Nick han encontrado la felicidad y un objetivo común en la vida, limpiar su barrio de la corrupción y la mafia, Sandy sigue escondida dentro de sí misma sin avanzar realmente, pero un deseo la llevará de nuevo a reunirse con sus amigos, con su familia de corazón y aunque el pasado surgirá de manera inesperada tratando de romperle el corazón y sus sueños, ella les mostrará la verdadera fuerza que reside en su alma.

Esta tercera entrega de la trilogía se puede leer por separado dado el esfuerzo que la autora muestra por situar al lector en todo momento creando una novela independiente aunque yo os recomiendo encarecidamente que leáis la trilogía completa, os aseguro que quedará grabada a fuego en vuestros corazones.

Nuestra protagonista es Sandy, aquella niña que protegía a sus hermanos de su madre y sus “amigos”, una niña rota en manos de un desgraciado en busca de venganza, pero también lo es Alessandra, la mujer que resurgió de aquella niña y que vive en el mundo del cine escondida tras su propia máscara y coraza, del mismo modo que en esta novela, página a página descubriremos el alma de la verdadera Álex, la mujer real, dulce y cariñosa, fuerte y valiente que pocos ven pero la única real.

La vida de Álex cambiará cuando conozca a Sean, un Inspector de policía de Asuntos Internos que trabaja con sus amigos, con el hombre que la salvo y con el capo de la mafia retirado de gran corazón. Sean no confía en nadie y tiene el corazón muerto hasta que Álex irrumpe en el dejándolo descolocado absolutamente.

Una novela con una trama policial donde nuestros protagonistas lucharan por una Little Italy mejor, un acosador loco y obsesionado con Alessandra y la verdadera amistad, pero lo que más marca el tempo de la narración es el hecho de que Álex y Sean deberán saltar un obstáculo que parece insalvable, alguien relacionado con el pasado de los dos los marco tan profundamente que solo la ira y la rabia parece poder florecer entre ellos aunque la realidad es que su fortaleza demostrará que hay sentimientos más fuertes que el odio.

Me gustaría puntualizar el acierto de introducir la novela “Cumbres borrascosas” en la novela, obra que Alessandra está preparando para reflejar a Cathy en ella y a Heathcliff en Sean y como sus decisiones dan dos resultados completamente diferentes.

Sin olvidarnos de la nota final de la autora, que es un spoiler en toda regla y que no debéis leer hasta el final donde descubriréis muchos secretos y verdades.

Anna Casanovas de pequeña quería escribir para cambiar los finales a las novelas que le gustaban, si hubiera podido con “Cumbres Borrascosas” hubiera sido maravillosa.

Harper Collins Ibérica nos regala tres historias, tres novelas, una trilogía donde los sentimientos de los personajes traspasan la tinta y el papel y hacen del lector una hoja en blanco donde las sonrisas y las lágrimas fluyen por su rostro.

Solo el destino podía haber conjurado una historia global tan maravillosa y un final que se lee en un suspiro y que deja suspirando.

Seguid a vuestro corazón, soñad con lo imposible y no os alejéis de aquellos que os quieren a pesar de vuestros defectos.

Nos vemos en Little Italy.