dimecres, 26 d’abril de 2017

Me rendí a un canalla



Katharine Ashe nos ha invitado a descubrir un secreto familiar escondido en un anillo, una visión romaní y un destino escrito más allá del océano en la serie “Se busca un príncipe”.

Tras conocer a las tres hermanas Cauldfield y ver como cada una de ellas buscaba la respuesta de su pasado en la búsqueda de un príncipe llegaremos a la conclusión que no todo es lo que parece pero que el corazón por muy joven y tierno que sea puede ser fiel a un gran amor.

Arabella no encontró un príncipe pero conocimos su historia de amor en “Me casé con el duque”, Ravenna fue empujada a la búsqueda pero su historia terminó con “Me enamoré de un Lord”, ahora le tocaba a Eleanor, la mayor de las hermanas, pero había desistido de intentarlo, así que sus hermanas urden un plan que la llevará a descubrir quien eran sus padres de verdad, su verdadera historia y a reconocer que aquel amor que sintió sigue pulsando en sus venas por el joven romaní que siempre ha vivido en sus sueños y anhelos.

Me rendí a un canalla es la mejor de las tres novelas, un broche de oro que cierra una trilogía llena de secretos y mentiras, de grandes amores y de sueños por cumplir, pero sobretodo nos muestra como el amor de la familia es incondicional y que se puede anteponer al corazón a una posible verdad.

La historia nos recuerda como era Eleanor de pequeña y sus disputas por ser mejor que Taliesin, como su amor por él fue floreciendo con los años y como su partida sin despedida le partió el corazón para siempre.

Ahora, su padre adoptivo se casa y ella tiene que buscar su lugar en el mundo, no quiere volver, quiere salir de su jaula de cristal y ser aventurera, lanzarse al mundo y vivir, así que sus hermanas la empujan a la búsqueda de noticias sobre sus verdaderos padres mandando con ella a un apuesto Taliesin quien sigue enamorado de ella pero no puede mostrar sus sentimientos.

Una historia de amor dulce y pausada, marcada por el pasado y los secretos que irán aflorando a cada paso del camino y a cada reto al que se enfrenten, un amor incondicional que se les escapará de las manos como la arena de la playa hasta que ambos decidan seguir a su corazón y ser valientes.

Con un final inesperado, con intento de asesinato incluido y la posibilidad de cumplir un sueño y sin saberlo Titania nos presenta una trilogía imprescindible, donde el lujo de la alta sociedad contrastará con la vida de una parroquia y la de los gitanos.

Tres protagonistas femeninas fuertes e independientes que acabaran consiguiendo más de lo que esperaban y serán los puntales de una historia hilvanada con suma precisión desde el inicio hasta su final.

No podéis dejar escapar la oportunidad de  visitar Cornualles en pleno siglo XVIII con sus casas solariegas, sus vestidos y fiestas, sus parajes agrestes y sus vecinos, a cada uno más dispar que el anterior, una maravilla para soñar despierta y creer en el amor verdadero.

Os invito a que leáis sus primeras páginas, no os defraudará.