dijous, 4 de maig de 2017

Hasta que la muerte nos separe



Cuando hablamos de la época victoriana acostumbramos a centrarnos en sus fastuosos vestidos, sus grandes salones, unos gallardos y apuestos caballeros y las dulces damiselas en apuros, pero gracias a Amanda Quick, seudónimo de Jayne Ann Krentz podemos descubrir unas damas fuertes de carácter, capaces de luchar por aquellos a los que quieren y compartir su vida si así lo desean con caballeros que las respetan como iguales.

Si con la serie Damas de Lantern Street ya daba un paso más allá y nos introducía en el mundo del misterio con títulos como “Jardines de cristal”, “Una mujer misteriosa” y “El jardín de las mentiras” hoy da un paso más allá y nos invita a pasearnos de la mano de la muerte en un thriller apasionante donde la locura se dará la mano con la razón y los inicios de la psicología.

Hasta que la muerte nos separe es una historia apasionante donde una mujer fuerte con negocio propio empieza a recibir regalos fúnebres avisando su próxima muerte, Calista junto a su hermano Andrew intentaran descubrir al acosador, pero no será hasta la entrada en sus vidas de Trent Hastings, el hermano de una clienta de Calista y afamado escritor de novelas de detectives que empezaran a descubrir partes de un puzle intrincado donde Calista no será la única víctima.

Calista y Trent tienen mucho en común, ambos han desestimado la idea de enamorarse, se han centrado en ayudar a sus hermanos y en la importancia de protegerlos, ambos llevan un gran bagaje emocional que les hace ser escépticos, perspicaces e intuitivos, a excepción de aquello que tienen frente a sus ojos y que les hará latir el corazón como nunca lo habían hecho.

Un asesino anda suelto, un perturbado tortura psicológicamente a sus víctimas antes de matarlas pero juntos descubrirán la verdad.

Con un giro inesperado al final de la trama, la autora muestra las dos caras de la moneda en una época donde las mujeres tenían mucho que perder y poco que ganar. Su prosa es escandalosamente adictiva, el lector se descubre a si mismo intentando sobrevivir entre las sombras que les acechan, notando como una pasión se desborda entre sus páginas y como la culpa que pesaba en las primeras páginas se va mitigando dando lugar a un futuro prometedor.

Esta novela que nos presenta Vergara tiene suspense, romance, ironía, humor, personajes sólidos y bien definidos, descripciones detalladas y minuciosas, juegos psicológicos que dan profundidad a la trama, un ritmo trepidante y sobretodo un final inesperado. 

Una historia donde los pasados y futuros de los personajes se entrelazan con una historia dentro de otra historia.

Absolutamente maravillosa, su lectura desprende esperanza en los sueños perdidos y en los futuros por escribir.