dilluns, 8 de maig de 2017

La respuesta de Julieta



“Ogni pensiero, ogni sentimento ed ogni azione…” (Cada pensamiento, cada sentimiento y cada acción…)

Esta frase recoge el alma de la novela La respuesta de Julieta, muchos habréis visto la película “Cartas a Julieta” pero esta novela de Glenn Dixon va un paso más allá, una historia en primera persona y en la voz de un secretario de Julieta muy especial.

Una obra autobiográfica donde el autor nos muestra su faceta como docente, su pasión por Shakespeare y sus dudas sobre el verdadero amor y su significado.

Estáis a punto de entrar entre las calles de Verona, entre las páginas de la tragedia romántica más conocida de la literatura, pero sobretodo en la oficina de las secretarias de Julieta, mujeres que dedican parte de su tiempo a responder cartas de todo el mundo con un nexo en común, el amor.

Esta historia explicada en tres actos como una gran tragedia romántica nos muestra los pasos de su autor hasta llegar a un final inesperado del que personalmente me alegro profundamente.

En el primer acto conoceremos su vida como profesor y su primer viaje a Verona, su descubrimiento de la ciudad y sus primeras cartas a responder. En el segundo acto el autor decide dar por cerrado un capítulo de su vida que llevaba arrastrando y rompe con su vida dejando entrar en ella a alguien inesperado. El tercer acto nos devolverá a Verona con una visión más profunda, con la celebración del cumpleaños de Julieta y el descubrimiento del amor.

A demás quiero destacar el anexo fotográfico de mano del autor, de todos aquellos lugares que nos describe y de las personas que influyen en su vida.

Esta novela acaba dominando la pluma del autor, su prosa es fluida y a su vez muy metafórica, profundiza en la novela de “Romeo y Julieta” presentándola con sus aspectos más curiosos e incluso con alguna que otra referencia a Dante, pero lo que realmente fluye entre sus páginas es la propia vida, el aire que respiramos y el anhelo por encontrar a alguien que nos quiera y a su vez que nosotros queramos.

Con reflexiones profundas el lector se puede poner en el lugar de Gleen e imaginar cómo respondería a las cartas que se esconden entre sus notas, no importa si es un hombre o una mujer quien responde, todos en el fondo buscamos a alguien que nos escuche, aunque estoy segura que yo también añadiría la coletilla de “Se fiel a ti mismo”.

Espasa nos regala un latido de corazón entre dos compases, el desamor y el amor, el sueño y la realidad, una carta y su respuesta y quizás la verdadera historia de dos jóvenes enamorados en Verona hace algunos siglos.

No hace falta ser un apasionado de Shakespeare para vibrar con esta novela donde un hombre busca el amor y el remedio de un corazón roto.

Aquí os dejo sus primeras páginas para que andéis los primeros pasos del camino con los zapatos del autor.