dijous, 25 de maig de 2017

Condenados



Sin palabras, muda me ha dejado uno de los pocos autores de cabecera que merecen mi más sentido respeto y admiración dentro del género histórico, Glenn Cooper regresa a nuestras manos cargando sobre sus espaldas títulos como “La biblioteca de los muertos”, “El libro de las almas”, “El fin de los escribas”, “La llave del destino”, “La piedra de fuego” y “La marca del diablo” y ahora regresa con una trilogía que dará mucho que hablar y reflexionar Condenados es una entrada brillante a una mezcla perfecta entre el género histórico, más que genero de ciencia ficción hablaremos de futuro científico, porque nunca se sabe, aventuras y profundidad humana.


Grijalbo en su contraportada nos tienta con Un proyecto científico ultrasecreto abre accidentalmente un corredor a otra dimensión, a la tierra de las tinieblas y los condenados. Hay un infierno más allá de la muerte, pero no es como siempre lo habíamos imaginado.”, pero deja un amplio espectro para que el lector entre de cabeza en sus primeras páginas y ya no pueda salir.


Nos encontraremos cerca de Londres, en el laboratorio principal del MAAC, donde se ha construido el colisionador de partículas más grande del mundo y que está a punto de dar los frutos del proyecto Hércules, un experimento científico Top secret que dirige Emily Loughty. 


Tras dos años de inactividad y una gran inversión se verá obligada a encenderlo sin las medidas previas de seguridad con un resultado sorprendente, ella desaparecerá y en su lugar se materializará un hombre, un asesino que fue ejecutado en 1949.


A partir de este hecho la novela discurrirá entre la persecución del asesino que vaga por las calles de Londres y el empeño de John Camp, responsable de la seguridad del proyecto y pareja de Emily por encontrarla encendiendo de nuevo el acelerador.


Emily y John se encontraran en el infierno, pero no un infierno bíblico donde los malvados son castigados por Lucifer, sino que aún se han vuelto más sanguinarios y poderosos, Inglaterra está reinada por Enrique VIII, Iberia por Pedro el Cruel y Alemania por Barbarroja, también contaremos con personajes como Maquiavelo, César Borgia o Cromwell entre otros, teniendo en cuenta que hay pocas mujeres y ningún niño. 


Emily y John deberán ser más listos que ellos para poder sobrevivir y reencontrarse.


Poco os diré más sobre la trama, solo que ya estoy esperando con ansias la siguiente entrega “La puerta de las tinieblas”, pero quiero destacar como el autor mezcla personajes históricos distantes en el tiempo entre sí en un mismo tablero de ajedrez, muy a lo “Juego de Tronos”, cada personaje nos muestra su propia historia e invita a reflexionar sobre las consecuencias de los propios actos y como su Infierno y la Tierra no distan entre malvados.


Una aventura épica donde las haya, una primera toma de contacto que hará las delicias de los lectores y que demuestra que Glenn Cooper es un autor del detalle, de bases sólidas y mucha investigación previa para poder plasmar con una pluma ágil y dinámica una trama con muchos elementos pero con un hilo conductor muy detallado que conduce al lector entre la Tierra y el Infierno sin perderse.


Os aseguro que el final no es más que un nuevo principio, estad preparados, el Infierno os espera hayáis sido buenos o un poco traviesos.