dijous, 31 d’agost de 2017

La Partitura. Música para Adam



No sé si hablamos de música, de literatura, de amor, de superación o de todo ello y un poco más. Pero si sé seguro que nuestra querida Anna Casanovas se ha superado a si misma creando una novela con musicalidad propia y un fondo profundo e inesperado.

La partitura. Música para Adam es la última novela que nos presenta tras conquistarnos con “HERBARIUM. Las flores de Gideon” o su trilogía más mafiosa formada por “Vanderbilt Avenue”, “El universo en tus ojos” y “Si todo desapareciera”.

En esta novela conoceremos a Adam, un joven compositor que tras un accidente se ha quedado ciego, una ceguera que le mostrará que su vida estaba realmente vacía, que la mujer que tenía a su lado no contaba y cree que al no poder ver la música es mejor apartarse de ella.

La vida de Adam se cruzará con la de Charlotte, una joven que tras una promesa a su hermana gemela decide dejar de tocar música pero no de estudiarla, así es como llega a Londres y en la maravillosa librería The Scale toca de nuevo, donde conocerá no solo a Adam, sino a Folie.

Folie es una partitura que Gabriel, amigo de Adam le ha entregado para que la termine, se presupone que es de Chopin y que esta inacabada, a partir de aquí Folie no solo irá cogiendo forma, sino que nos hablará de su pasado intercalando con la historia actual la que empezó con sus primeras notas con Chopin, Gaspard, Elle, George y Jane, un hilo conductor temporal que busca su nota final.

Se desconoce alguna partitura así del autor, pero aunque algunos de sus personajes son ficticios otros son reales, del mismo modo que las anotaciones sobre la vida del autor.

La autora toca temas duros al construir los pasados de los protagonistas y a consecuencia de ello sus caracteres marcados y sus limitaciones. Adam deberá enfrentarse a la ceguera y quizás descubra en ella la musicalidad del amor, del mismo modo que Charlotte deberá abrir su corazón a conocer personas nuevas y a la posibilidad de amar, su pasado la ha encerrado en si misma, no quiere conocer a nadie ni que nadie la conozca, su mundo es tan oscuro como el de Adam.

Juntos crearan una melodía del corazón, evolucionaran con ella y del mismo modo que la música viaja por el espacio llegando a todos, ellos se abrirán de nuevo a la vida y a los demás.

La prosa fluida, los tempos marcados, las voces de los protagonistas de antes y ahora definidas y afinadas no superponiéndose entre ellas, crean una obra profunda, dura, con un humor peculiar pero que se hace querer.

Titania lanza un canto de sirena a los lectores que se verán absorbidos por una historia que abre el corazón y se instala en él.

Folie, cuyo significado es locura crea a su alrededor una maravillosa locura de amor, aquí os dejo sus primeros compases.