dilluns, 4 de setembre de 2017

La marca del dragón



Sherrilyn Kenyon regresa con la entrega número veintiséis de su saga “Cazadores oscuros”.

Parece que fu ayer cuando empezamos esta saga y poco a poco amplía su mundo de fantasía y mitología, en sus dos últimas entregas anteriores “Hijo de nadie” y “El estigma del dragón” la autora nos seducía con los dragones, unos seres maldecidos por los Dioses y las Moiras y de los que quedan ya muy pocos, asimismo introducía como elemento nuevo a personajes como Merlín y Morgana en los parajes perdidos en el tiempo de Camelot.

Hoy iremos un paso más allá, un paso que terminará descubriendo un secreto perdido en el tiempo y la verdadera razón de las disputas entre Katagarios y Arcadios.

La marca del dragón nos presenta a Illarion un dragón de los primeros de su especie y con sangre de Ares en sus venas, de pequeño fue cazado y maltratado por humanos, herido de tal manera que quedó mudo y solo puede comunicarse telepáticamente, aunque odia a la humanidad y solo se relaciona con sus hermanos cada cientos de años.

Edilyn odia a los dragones, ellos mataron a su padre y solo la consuela su hermano Virag, un demonio de las pesadillas que la protege. Su vida es muy triste, ella quiere luchar, es la mejor de su pueblo, pero no tiene libertad.

Edilyn es una flor entre la malicia de sus vecinos, es generosa, bondadosa y toda una guerrera que acabará cayendo en el hechizo de los ojos de un dragón que no es tan fiero como parece.

Juntos quizás tendrán una oportunidad de ser felices, aunque está se truncará rápidamente dado que mucho quieren algo que Illarion guarda y el primero en traicionarlos será de la familia.

Esta entrega me ha encantado, recupera a casi todos los personajes de la saga, o son protagonistas o son mencionados, un regalo para los verdaderos seguidores de la saga, que entrega a entrega y de la mano de Plaza & Janés abre un mundo humano, de héroes y demonios, de Dioses y resto de árbol genealógico, mostrando en cada una de ellas que tras la magia, los conjuros y las maldiciones solo existe un poder supremo y es el amor, ya sea de pareja, de familia o de amigos, de aquellos que están dispuestos a derramar sangre y dar la vida por proteger a los más indefensos de la injusticia y de la perdición.

Yo no recomendaría leer esta entrega sin haber leído las anteriores, pero eso son veinticinco novelas, así que con las dos últimas y las puntualizaciones de la autora sobre los personajes de manera concisa y sin enmarañar la trama, podréis disfrutar de una aventura épica.

Con su prosa fluida, sus personajes ácidos, vivaces, profundos y nobles y unas descripciones muy detalladas de los mundos crea una falsa realidad que os atrapará en las redes de Artemisa.

Os dejo sus primeras páginas, aquí descubriréis el verdadero corazón de un dragón, dado que me quedo corta en palabras o puedo caer en la trampa de hacer un spoiler general.