dimecres, 25 d’abril de 2018

No está el horno para cruasanes


Shirin Klaus nos presenta una novela fresca, picante, actual y capaz de romper el mito de los hombres cruasanes sin cerebro y de las mujeres con curvas que no se comen una rosca.

En No está el horno para cruasanes veremos cómo tres amigos de gimnasio, Álex, Lucas y Mario oyen como un grupo de chicas juran que nunca saldrían con un chico como ellos, incluso tienen apodos, con el orgullo herido deciden hacer una apuesta, tienen un mes para acostarse con ellas, Álex con Carla, Lucas con Sofía y Mario con Eva, según ellos esas mujeres están perdidas frente a sus encantos.

Nada más lejos de la realidad, nuestros protagonistas principales son Álex un cruasán con moto, inteligente pero flojo entre las sabanas y Carla, morena y menuda, con curvas y una gran personalidad.

Álex no sabe a lo que se enfrenta, tras meter la pata un par de veces, ayudará a Carla a vengarse de su exnovio a cambio de ganar la apuesta, pero cuando Carla le da un tres, este se pica y quiere mejorar, así descubre que Carla es una auténtica bomba sexual que le abre su mundo de gimnasio a un aspecto más horizontal y atrevido.

Él que debía seducir acabará seducido y aunque en su camino hay muchos obstáculos que salvar descubrirá que ha encontrado algo que no esperaba y que con la misma facilidad puede perderlo.

Por su lado Carla está a gusto con su trato de amigos exclusivos con derecho a roce, redescubrirá un mundo que había aparcado dos años antes de conocerle, hecho que a su vez abrirá una herida que no ha sanado y aún duele.

Álex deberá apostar por sus sentimientos y derribar las barreras de la mujer que le ha hecho perder el sentido.

Una novela irónica donde una apuesta sale muy cara, rompe más de un corazón y quizás logre sanar a algún otro, con unos diálogos rápidos, con unas descripciones muy vividas y con gran picardía esta novela demuestra que as apariencias engañan y que lo que realmente cuenta es como son las personas en su carácter y en su corazón. (Vale, a este paso os cuento la Bella y la Bestia)

Un mundo de fantasía erótica se abre a los ojos de nuestros protagonistas, pero el aspecto que me ha gustado más es como luchan en silencio contra los celos y sus propios sentimientos hacia el otro.

Esencia nos presenta una trama de alto voltaje, que os arrancará más de una carcajada con las ocurrencias de Carla y que dejará a Álex para seduciros.

El gimnasio está abierto, aquítenéis vuestra llave. Usadla con juicio.