dilluns, 7 de maig de 2018

Buscando al amor perfecto


Regresamos a las puertas de la agencia de citas Kinnections y nos reencontramos con sus tres copropietarias, Kate, Ken y Arilyn a las que conocimos en “Buscándote a ti” y junto a las cuales descubrimos parte de sus secretos y nos reencontramos por sorpresa con algunos de los protagonistas de sus serie anterior formada por “Matrimonio por contrato”, “La trampa del matrimonio”, “Matrimonio por error” y “Pacto de matrimonio”.

Una combinación perfecta para corazones soñadores que creen en el alma gemela, el amor eterno y sobretodo en la magia del corazón.

En Buscando al amor perfecto nos centraremos en un nuevo cliente, Nathan, un ingeniero aeroespacial que busca una relación seria, una mujer para formar una familia, pero tiene poca experiencia tratando con ellas, es guapo y con mucho potencial, pero es tan directo que acaba ofendiendo a todas y liándola parda.

Ken decide transformarlo en su proyecto especial, corte de pelo, ropa, enseñarle a hablar con mujeres y que olvide lo que su hermano le ha enseñado.

Nathan, Nate a partir de ahora acepta la ayuda de Ken y entra en el proyecto de Kinnections, aunque sabe que no encontrará a la mujer perfecta dado que ya la ha encontrado en Ken, es divertida, directa como él, buena persona y preciosa aunque ella no lo vea.

Ken ha sufrido lo indecible desde el instituto y ahora es fuerte gracias a sus amigas, en sus planes no aparece el amor, sabe que nadie puede quererla y que ella no es buena para los demás.

Ambos sienten una terrible atracción física, sus encuentros son chispeantes y la química fluye en el aire, pero Ken no está dispuesta a ceder, hecho que les llevará a sufrir por algo que ninguno creía posible en sus vidas, el amor.

Jennifer Probst es capaz de hacer fluir los sentimientos de los personajes entre sus páginas, una emotividad brillante y mucha sinceridad, no solo nos está hablando de unos personajes que se conocen y enamoran, sino que basa el relato en sus sentimientos, en sus experiencias anteriores y como confluye todo en un clímax perfecto.

Esta novela tiene unos personajes secundarios de lujo, unos diálogos llenos de ironía, dobles sentidos y una trama que fluye con un tempo dinámico, no he podido dejar de leerla y aunque el final es previsible lo que importa en este caso es el camino y como superar los obstáculos.

Plaza & Janés nos ofrece más que una historia romántica y de amistad, abre la puerta a futuras tramas y cierra más detalladamente la anterior, también es cierto que si no la habéis leído no os perderéis ya que la autora pone al lector en antecedentes, aunque yo os recomiendo que la leías.

A veces la persona perfecta esta frente a nosotros y no la vemos. Os invito a conocer a Nate y Ken, aquí tenéis sus primeras páginas.

Bienvenidos a Kinnections.